José Antonio Pérez, camionero: «Pasé un día parado en la frontera y llevo otro tirado en Burdeos»

Los «chalecos amarillos» cortan carreteras para protestar por la subida de los combustibles


lugo / la voz

José Antonio Pérez, chófer de rutas internacionales de una empresa de transportes de O Corgo, es uno de las decenas de camioneros que se encuentran retenidos en carreteras francesas, afectados por los cortes de vías promovidos por miembros del movimiento denominado «gilets jaunes», chalecos amarillos. Protestan, desde el pasado sábado, contra la propuesta del presidente Macron de subir los gravámenes que se aplican a la gasolina y al gasoil, mediante acciones sorpresa en las carreteras. Pérez confesó haber visto en estos dos días barricadas de ruedas ardiendo y las casetas del peaje de una autopista ardiendo.

Escoltado por los gendarmes

El camionero lucense se encontraba ayer al mediodía retenido en la circunvalación de Burdeos a la espera de emprender viaje hacia Nantes. Tenía que haber descargado en esta ciudad una partida de macarrones que recogió el pasado lunes en Palencia. En su viaje hacia el punto de destino tuvo que permanecer parado al menos en tres ocasiones.

Primero se vio afectado por el corte en la frontera de Irún, que lo mantuvo hasta las 7 de la tarde, en que, según relató, salió de Alsasua, formando parte de una cola de camiones de kilómetros y kilómetros de longitud.

Pérez explicó que había pasado a 20 kilómetros de la frontera a repostar y tuvo que hacer cola durante cerca de dos horas para conseguirlo. Cuando se encontraba a 70 kilómetros de Francia, según dijo, los gendarmes lo desviaron a un área de descanso, como consecuencia del atasco que había en Burdeos. Tuvo que pasar la noche en este punto.

«Arranqué a las siete de la mañana y cuando había recorrido 60 kilómetros aparecieron los gendarme y nos metieron en el arcén. Estuvimos parados cuatro horas», dijo. Junto a otros conductores de vehículos pesados, fue escoltado por una furgón de gendarmes hasta la circunvalación de Burdeos, donde se encontraba, a la espera de poder arrancar hacia Nantes. Según le explicaron los agentes, la carretera de Paris a su destino estaba cortada.

En el área de descanso coincidió con camioneros murcianos, almerienses y varios portugueses. Pérez estaba en contacto con otros transportistas de Lugo, retenidos en otros puntos de Francia, que le comentaron en la situación en la que se encontraban, que era similar a la suya.

A la hora de redactar esta noticia el camionero lucense seguía retenido en el área de descanso donde tenía que pasar la noche.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

José Antonio Pérez, camionero: «Pasé un día parado en la frontera y llevo otro tirado en Burdeos»