Los encapuchados que asaltaron el Tritón se enfrentan a 8 años de cárcel

Ataron en la cocina a la empleada de la limpieza y la amordazaron con telas


lugo / la voz

Los dos hombres de nacionalidad rumana, acusados de asaltar encapuchados el club Tritón, situado en Santa Mariña, en O Corgo, se enfrentan a una petición de algo más de ocho años de cárcel. El fiscal les atribuye varios delitos, entre ellos uno de detención ilegal. Serán juzgados la próxima semana en la Audiencia Provincial. Los dos implicados fueron encarcelados en su momento por los hechos que ocurrieron en las primeras horas del 23 de septiembre del año 2014.

Según el fiscal, los dos hombres entraron con la cabeza cubierta por una capucha y guantes en las manos, para evitar que los identificaran y dejar huellas. Supuestamente buscaban el dinero de la recaudación de la noche anterior.

En el establecimiento se encontraron con una mujer que estaba realizando labores de limpieza. Dice el fiscal que la agarraron por el pelo y la llevaron hasta la cocina del establecimiento donde la maniataron y amordazaron utilizando telas y bridas de plástico. Puede que esta persona pasase en esa situación más de una hora.

Todo apunta a que los acusados estuvieron controlando en el exterior que dejase el establecimiento el hombre encargado de mantenimiento. Cuando salió entraron ellos tras saltar un muro, pero se encontraron con el contratiempo de que estaba la mujer de la limpieza y, para resolver el contratiempo, optaron por encerrarla en la cocina.

No contaban con que el hombre de mantenimiento regresase tan rápido al local. Por eso, cuando pasadas las diez, se presentó en el establecimiento y se encontró con los asaltantes, estos le taparon la cara y lo golpearon. Luego intentaron reventar la caja fuerte, pero no se consiguieron botín alguno.

Es posible, según cree el fiscal, que tuvieran que dejar el establecimiento de manera precipitada porque se percataron de que un vehículo se acercaba a la zona de aparcamiento. Marcharon tan apresuradamente que se dejaron algunas herramientas que supuestamente utilizaron para intentar abrir la caja. Mientras todo esto sucedía, las empleadas del club dormían en sus habitaciones.

Los dos hombres, de 21 y 30 años, ya estaban fichados por la Guardia Civil que hacía unos meses los controló en el aparcamiento del burdel . Entre sus antecedentes figurarían cuestiones relacionadas con la trata de mujeres que acaban siendo dedicadas a la prostitución en diversos locales, según los datos aportados en su día por agentes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los encapuchados que asaltaron el Tritón se enfrentan a 8 años de cárcel