«Fumo de lo bueno», dijo tras dar positivo en droga

Tráfico controló ayer en la A-6 a 480 conductores. Seis circulaban bajo los efectos de las drogas


lugo / la voz

«Macro control» o técnicamente denominado en Tráfico «Dispositivo Operativo Masivo» a primera hora de la mañana de ayer en la A-6, a la altura del municipio de O Corgo. La iluminación de los cerca de diez vehículos de Tráfico y los reflectantes de los casi veinte agentes se percibían claramente entre la densa niebla. Todo conductor, vehículo particular y profesional que entre las seis y media y nueve circuló en sentido A Coruña, fue sometido a un control a la altura del kilómetro 484,500.

Controles intensos

De 480 conductores que fueron sometidos a pruebas de alcohol y drogas, seis personas fueron denunciadas por conducir habiendo consumido estupefacientes, dos de ellos eran chóferes de vehículos pesados de transporte de mercancías de largo recorrido; uno transportaba un cargamento de fruta desde la comunidad valenciana y otro cemento desde Toral de los Vados, en León. «Me tienen aquí inmovilizado pero espero seguir pronto mi trayecto», manifestaba con esperanza el conductor de frutas que negaba haber consumido drogas. «Estoy esperando a que venga a buscarme un compañero. ¡Vaya berenjenal ahora!», decía el camionero cargado de cementos de la empresa Cosmos.

Se confeccionaron dos denuncias de Transportes por carecer de autorización de transportes, una al Reglamento de mercancías peligrosas (ADR), dos a la ley de seguridad vial y cinco denuncias por exceso de velocidad de las que dos lo fueron a vehículos pesados.

Indignación por dar positivo

Los agentes también inmovilizaron dos vehículos pesados cuyos conductores arrojaron resultado positivo en drogas, evitando que dichos chóferes pusieran en peligro la seguridad e integridad del resto de usuarios de la carretera. «Estas leyes no las entiendo. Cualquiera que se haya tomado un carajillo va peor que yo. Estoy capacitado para hacer de todo, incluso el pino», manifestaba uno de los conductores después de que uno de los agentes le comunicase que arrojaba positivo en drogas.

Este mismo chófer, de 46 años de edad y que según explicó lleva conduciendo un camión desde los 21 años, manifestó que el sábado en torno a la una de la madrugada había fumado sustancias estupefacientes. Ante la pregunta: ¿Mucho le duran entonces los efectos? El hombre respondió: Fumo de lo bueno, afirmó, añadiendo que lleva fumando desde los 11 años y desde que está al volante solo fuma los fines de semana. «Esto me parece exagerado. Encima se ponen a hacer esto un lunes», decía indignado el varón, quien temía la reacción de su jefe.

El hombre venía de Ponferrada y se dirigía al municipio coruñés de Narón para descargar productos de alimentación en un supermercado. Tenía que estar en el establecimiento antes de las dos de la tarde. El agente que lo sometió al control, muy educadamente, le explicaba todo el proceso y le pedía que le prestase atención para continuar con la prueba.

Se trata de uno de los diversos tipos de verificación, que se realizan en todas las provincias gallegas y que están orientadas a prevenir accidentes en este tipo de vías.

Control estupefacientes. Tal y como marca la normativa, los agentes tomaron muestras de saliva de los conductores y la introdujeron en un dispositivo encargado de analizarlas. Todos aquellos conductores que arrojaron un resultado positivo, fueron sometidos a una segunda muestra de confirmación. Esta fue enviada directamente a un laboratorio para su posterior análisis, sin perjuicio de que estos conductores pudieran solicitar una prueba de contraste en sangre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

«Fumo de lo bueno», dijo tras dar positivo en droga