Vecinos de Ernes reclaman ayuda de la brigada municipal para limpiar la aldea

.

lugo / la voz

Los vecinos de San Pedro de Ernes, en Negueira de Muñiz, llevan desde el sábado trabajando para tratar de volver a la normalidad, después de la tromba de agua que dejó sembrado de piedras y de ceniza la aldea en la que residen una veintena de personas. Los afectados aseguran que llevaban desde el mes de enero pasado reclamando al Concello que tomara medidas para evitar lo que ocurrió en cuatro ocasiones en este verano, la última el sábado.

«Dende xullo -señaló una vecina- xa pasou catro veces, a derradeira e a máis forte, o sábado, que deixou un burato de dous metros ao pé dunha casa».

Según los afectados, para evitar que el agua baje en tromba por el pueblo es necesario tomar medida porque no se adoptaron a tiempo contra la erosión que provocó el incendio que traspasó los límites de Asturias, en el mes de octubre del pasado año.

«A auga vai seguir baixando da montaña coa mesma violencia, como consecuencia da erosión. Se fixeran terrazas vexetais no seu momento con pacas de palla para reter a auga e facilitar a repoboación non estariamos agora falando disto», señaló una afectada.

Los habitantes de esta aldea creen que los recursos destinados a combatir la erosión en esa zona no se aprovecharon convenientemente.

Juicio por el incendio

Según los vecinos, después del incendio que llegó cerca de las viviendas en Ernes, «tiraron catro pacas e marcharon e empezaron a restauración dun regato, que non remataron». Según aseguran, el Concello pretendía que fueran los afectados los que corrieran con los gastos de la zanja que canalizaría el agua y evitaría que cayera con la virulencia del sábado en la aldea.

Alguno de los afectados explicó que por este incendio, el de Ibias que fue el causante de la erosión en la montaña, se va a celebrar próximamente en Asturias un juicio, que se originó como consecuencia de una quema controlada, que estaba debidamente autorizada. Habitantes de Ernes, según pusieron de manifiesto ayer, sugirieron al alcalde que el Concello de Negueira de Muñiz se personara como acusación particular en esta causa.

Los vecinos aseguran que si la situación en San Pedro de Ernes fue complicada con la tormenta del pasado sábado, en A Barcela todavía fue peor. Una riachuelo desbordado se llevó por delante una casa deshabitada. «Foi unha sorte -señaló una de las afectadas- que non vivira ninguén».

Circulación restablecida

El Ayuntamiento ya restableció la circulación el fin de semana la circulación entre Foxo y A Barcela, que quedó atascada con piedras y troncos de árboles después de la tormenta. En esta zona una familia quedó atrapada dentro de un coche y tuvo que ser rescatada por personal del servicio contraincendios con vehículos todoterreno.

Limpieza de los accesos

En Ernes empezaron los trabajos para limpiar la aldea de los destrozos causados por la tromba de agua. El Ayuntamiento de Negueira de Muñiz limpió las pistas para que puedan circular los coches, pero no retiró la piedras y el lodo de los accesos a las viviendas. Esta tarea tuvieron que empezar a realizarla los vecinos, que reclaman que el concello envíe a la brigada de obras para trabajar en el pueblo.

Los habitantes de Ernes están tratando de tapar los surcos que hizo el agua en los caminos que conducen a las fincas que cultivan. «Non podemos chegar a elas nin cunha carretilla, como para levar o tractor».

Los vecinos en esta ocasión, según fuentes consultadas, no pudieron ayudarse los unos a los otros porque todos tienen tareas pendientes para poder recuperar la normalidad perdidas como consecuencia de las riadas que arrastraron a su paso todo lo que encontraron.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Vecinos de Ernes reclaman ayuda de la brigada municipal para limpiar la aldea