Suspendido el juicio contra el exalcalde de Muras por un fallo burocrático de la acusación

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

MURAS

El alcalde de Muras, Isaam Algnam Azzam, en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Lugo
El alcalde de Muras, Isaam Algnam Azzam, en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Lugo Óscar Cela

Isaam Algnam Azzam, que se enfrenta a hasta 15 años de inhabilitación, se sentó en el banquillo de los acusados por poco tiempo, ya que la vista se aplazó tras no presentar correctamente el poder de acusación el Ayuntamiento de Muras

09 jul 2021 . Actualizado a las 17:39 h.

El tribunal de la sala segunda de lo Penal de la Audiencia Provincial de Lugo decidió en la mañana de este viernes suspender y aplazar el juicio en el que se acusa al antiguo alcalde de Muras, Isaam Algnam Azzam, de cuatro delitos de prevaricación en sus años como regidor. La elección del tribunal radica en un fallo de forma en los papeles presentados por el Concello de Muras, que ejerce como acusación particular en el juicio. El exmandatario se enfrenta a hasta 15 años de inhabilitación en caso de ser declarado culpable. El juicio, por lo tanto, fue pospuesto hasta el próximo día 19. 

La razón a la que se agarró el tribunal fue un fallo de forma en la tramitación de su personación como acusación particular por parte del actual Concello de Muras. Fue el abogado de la defensa quien quiso resaltar esto en las cuestiones previas, cuando todo el mundo estaba preparado para comenzar la vista, de forma sorpresiva. De hecho, el presidente del tribunal llegó a advertirle al final de la sesión de que, en la fase de instrucción, había aceptado el documento de personación del Concello, mientras que este viernes la rechazó justo antes de empezar. Además, la acusación habla de «mala fe» del letrado por no haber notificado el error hasta el día del juicio.

La cuestión que planteó es que el Ayuntamiento había aportado un documento conocido como «poder», que les da la potestad de personarse en un proceso judicial, de forma incorrecta. Lo cierto es que el Concello solo había aportado un papel «muy general», según el tribunal, y que necesitaban «una acreditación específica para cada proceso». Por este motivo, la sala decidió darle diez días al gobierno local para que reestructuren su personación. Se mostraron estos en desacuerdo, planteando una protesta formal durante el juicio, y asegurando que, legalmente, el documento presentado debía haber tenido validez.