El curso arranca mañana para 20.000 alumnos de la provincia de Lugo

Los colegios con menos estudiantes están en Navia, Muras, Negueira y Samos

Colegios como el CEIP de As Gándaras empiezan mañana las clases
Colegios como el CEIP de As Gándaras empiezan mañana las clases

Lugo / La Voz

El curso arranca mañana para los alumnos de infantil, primaria y educación especial de la provincia de Lugo. Los primeros en incorporarse serán los de cuarto de Educación Infantil (tres años) y quinto; además de primero, segundo y tercero de Educación Primaria y Educación Especial. Pasado mañana, día 11 de septiembre, empezará el curso escolar para los alumnos de sexto de infantil y los de cuarto, quinto y sexto de primaria, de tal forma que el viernes ya se habrán incorporado todos los estudiantes de Educación Infantil y Primaria. Las clases en los institutos empezarán a partir del 16 de septiembre.

Se incrementará el número de profesores en los centros que se vean obligados a desdoblar los turnos de clase en mañana y tarde para no superar la ratio de 25 alumnos por aula. En el caso del IES Lucus Augusti, Ollos Grandes y Sanxillao, donde los alumnos de ESO acudirán por la mañana y los de bachillerato, por la tarde. Mantienen su horario habitual el IES Xoán Montes, Ánxel Fole, Muralla Romana, leiras Pulpeiro, el CIFP Politécnico y CIFP As Mercedes, aunque podrían sufrir variaciones si se admiten nuevos alumnos.

En la provincia esta semana vuelven al cole 76 alumnos de Educación Especial, doce menos que el año pasado; 6.427 niños de Educación Infantil, 27 más que en 2019 y 13.645 de Educación Primaria, 183 menos que el año anterior. En Lugo ciudad hay cuatro colegios para el alumnado de infantil, 90 para infantil y primaria, 25 para primaria y ESO y tres de Educación Especial.

Los colegios de la provincia con menos estudiantes son los de As Nogais, con 21 alumnos; Bóveda con 39; Cervantes con 20; Folgoso do Courel con 18; Muras con nueve, Navia de Suarna con once; nueve en Negueira de Muñiz, once en Samos y 14 en Triacastela.

Los colegios rurales, unos «privilegiados» que ofrecen su espacio a nuevos alumnos

Los hijos de Isabel Calvete estudian en Cervantes
Los hijos de Isabel Calvete estudian en Cervantes

Las medidas de prevención por la pandemia de coronavirus traen sin cuidado a los directores de los centros ubicados en las ciudades, pero el panorama cambia radicalmente si se habla de los colegios rurales de la provincia de Lugo. Y esto lo sabe bien Isabel Calvete, presidenta de la Federación de ANPAS de Centros de Ensino Público de la provincia de Lugo (Fapacel) y vicepresidenta de la Confederación de Anpas Galegas. Sus hijos estudian en San Román de Cervantes, un colegio en el que hay en total 20 alumnos de infantil y primaria. Algunos cursos están vacíos y en otros son, literalmente, cinco en clase. Los centros en zonas rurales son un pequeño oasis en tiempos de pandemia. Y así lo cuenta Calvete, que junto con otras compañeras de Fapacel ha puesto en marcha una campaña a través de las redes sociales que lleva por nombre Somos Rural. Con ella, pretenden reivindicar la importancia de los colegios en las zonas rurales. «Los centros son un elemento fundamental en los pueblos. Son vida», explica. Las familias en estas zonas están muy vinculadas al personal de los colegios, lo que facilita una relación más cercana y personalizada, que favorece directamente a los más pequeños.

El entorno natural y la escasez de alumnado propicia que en estos centros se realicen actividades impensables para los colegios ubicados en las urbes. Isabel Calvete habla de cursos de setas por las fincas cercanas a los centros, de talleres de astronomía que incluyen acampar en el patio e incluso de rutas por la montaña. «Estas actividades solo se pueden hacer aquí. Y es un privilegio», añade.

Valorar la calidad

Calvete es una defensora de que la educación en el rural «es mucho más de lo que parece» porque ofrece «un sinfín de posibilidades». Por eso, a través de esta campaña pretende que la gente empiece a valorar este tipo de centros de enseñanza y quiere también contribuir a que se asiente población en lugares que luchan año tras año para no quedarse vacíos. «En zonas como Cervantes, nuestros hijos están más controlados. Y es necesario que la gente apueste por la educación que aquí se imparte, que es de calidad, para intentar que estos centros se mantengan abiertos con el paso de los años», sentencia.

Recomendaciones para una vuelta segura al colegio

El Colegio de Enfermería de Lugo, Fapacel y la Confederación de Anpas Galegas han elaborado un tríptico que establece las recomendaciones que deben seguir padres y alumnos al afrontar la vuelta al colegio. Controles de temperatura, ropa y calzado de uso exclusivo en el colegio y desinfección del material cada mañana son algunas de las pautas. Al llegar a casa, las recomendaciones son dejar los zapatos y la mochila a la entrada de la vivienda, en una caja de cartón, lavar manos y pulsos sin tocar antes ninguna superficie y limpiar la ropa a diario. El tríptico está disponible en las redes sociales y en la página de Fapacel.

Concello y Policía Local se coordinan para organizar el dispositivo que arranca mañana

El Concello de Lugo y la Policía Local coordina el inicio de curso en los centros educativos de la ciudad. La alcaldesa, Lara Méndez, se reunió ayer con la Jefatura del Cuerpo para organizar el dispositivo que controlará el regreso a las aulas. La regidora indicó que desde el jueves «non só se manterá a vixilancia habitual sobre a circulación e o acceso das familias ás instalacións educativas, senón tamén sobre que se sigan as recomendacións sanitarias». Los controles, explicó Méndez, serán mayores en los colegios con más alumnos.

Vota y opina: ¿Crees que se han tomado las medidas de seguridad suficientes para la vuelta al cole?

La Voz
Señalización en el colegio de Canido, en Ferrol
Señalización en el colegio de Canido, en Ferrol

Falta menos de una semana para un regreso a las aulas inédito, condicionado por la pandemia del covid-19

A menos de una semana para el regreso escalonado de los escolares gallegos a las aulas, la preocupación reina en torno a un inicio de curso inédito. 

Los centros trabajan a marchas forzadas desde hace días para adaptarse al protocolo de la Xunta: adaptación de superficies, asientos fijos para cada escolar, la desinfección, la formación de un equipo covid, la necesidad de mantener 1,5 metros de distancia o cómo proceder en el caso de que se dé un brote.

Un esfuerzo que se ha trasladado también a los hogares: los niños tendrán que usar mascarilla a partir de los seis años, deberán tener una de repuesto y los padres no podrán llevarlos al centro con fiebre.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El curso arranca mañana para 20.000 alumnos de la provincia de Lugo