La montaña se certifica como las Cíes

Os Ancares y O Courel, en marcha para lograr un sello que certifique sus alicientes naturales


La montaña es vista casi con un mirada que podría ser la de una lupa para que pueda ser observada por muchos más. Las comarcas de Os Ancares y de O Courel, que prácticamente pueden ser consideradas la montaña lucense por excelencia, están siendo examinadas desde hace semanas para un objetivo con fines turísticos. La firma Observer, que tiene su sede en Santiago y que surgió como iniciativa empresarial de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), se encarga del proceso.

Salvando las distancias, el sistema resulta similar al que se aplica para evaluar los valores ambientales o los servicios con que cuentan una playa u otros lugares ?un puerto deportivo, por ejemplo? que realiza la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac). Los que superan las condiciones exigidas reciben las distinciones conocidas como banderas azules.

PUNTO DE PARTIDA

Una zona singular por sus características. Marta Vence, responsable de Observer, asegura que Os Ancares y O Courel son una zona singular por su flora y por su fauna, así como por alicientes geológicos: el plegamiento de Campodola (Quiroga) es monumento natural y se ha convertido en uno de los reclamos de la zona.

PROCESO

Un trabajo con varios pasos. El proceso se aborda con participación de personal de varias instituciones: interviene la Diputación de Lugo, promotora de esta iniciativa, pero también los concellos y la USC. Sin embargo, el sector privado no queda al margen, ya que se inspeccionará, por ejemplo, que los negocios hosteleros cumplan unas condiciones mínimas. Por otro lado, se analizará qué impacto económico puede producir el proyecto en la zona uno o dos años después del comienzo. En este 2017, explica Vence, se están sentando las bases para que el modelo alcance después la consolidación.

EL MATIZ

Una sello para la zona, no para los ayuntamientos. El proceso servirá para que una zona que comprende 16 concellos logre un certificado de calidad: lo recibirá un territorio que ya tiene diversas figuras de protección ?Os Ancares, reserva de la biosfera, y O Courel, inclusión en la Red Natura?, pero no los ayuntamientos como tales. No obstante, cada concello puede desarrollar por su cuenta estrategias de promoción y pedir colaboración económica a otras administraciones. «O turismo científico encaixa moi ben». Por otro lado, Os Ancares y O Courel son un geodestino y los municipios están integrados en varios grupos de desarrollo rural (GDR) que gestionan fondos de la Unión Europea.

LA SINGULARIDAD

Solo un ejemplo consolidado en Galicia. El Parque Nacional das Illas Atlánticas ?que comprende Sálvora, Cortegada, Ons y las Cíes? tiene el sello Observer. Es el único espacio de Galicia con esa distinción, que próximamente recibirá también la cova do Rei Cintolo (Mondoñedo). Rianxo, sin contar con ese sello, cuenta con una programación diseñada por Observer, apunta Vence. En el parque nacional se creó un paquete turístico denominado Mar de Ciencia. Participaron Observer y otras empresas, y el trabajo se llevó a cabo pensando en atraer turistas fuera de la temporada alta.

OPTIMISMO

Confianza en los recursos. «Bases hai; modelo, tamén». Vence considera que el trabajo actual desembocará en la creación de un modelo viable, y subraya que el proceso debe realizarse con un proyecto amplio y común. «As actividades illadas non teñen sentido. Están ben, pero non crean modelo por si mesmas», dice. De la idoneidad de esta vertiente turística como baza para impulsar la zona no parece haber dudas: «Se non é turismo científico, non é», asegura.

PREPARATIVOS

Dos reuniones ya celebradas. En semanas pasadas se celebraron sendas reuniones en Cervantes y en O Courel. Las líneas básicas del plan y la importancia de la colaboración fueron dos asuntos tratados. Vence rechaza que el asunto sea observado con desonocimiento: «Non é tan novidoso se se explica», comenta.

DETALLES

La variedad como importancia. La auditoría servirá para recoger de manera más o menos pormenorizada la variedad de alicientes de la zona y tomarla como base para el desarrollo de un turismo respetuoso con la naturaleza. «É un modelo adaptado ao territorio», afirma Vence. De todos modos, los valores de una zona pueden variar en pocos kilómetros: por ejemplo, explica, la espeleología es uno de los aspectos que se prevé potenciar, aunque es una actividad propia de O Courel y no de Os Ancares por las características del terreno.

Muras quiere lograr un certificado de lugar de interés para ver el firmamento

El cielo de Muras reúne condiciones adecuadas para actividades astronómicas. La falta de contaminación lumínica acredita esas cualidades, que el Concello quiere aprovechar para lograr un sello de calidad. Se trata del que concede una entidad surgida en Canarias, la Fundación Starlight. El distintivo se otorga a lugares, pero también, por ejemplo, a hoteles y casas rurales o a restaurantes que favorecen esas actividades. Desde hace varios años, el concello ourensano de A Veiga cuenta con ese sello. A diversos lugares de Muras, desde hace tiempo, acuden aficionados a la contemplación del firmamento. En otros lugares cercanos, también se han organizado actividades de ese tipo: en Guitiriz, por ejemplo, se llevó a cabo alguna salida nocturna para ver el firmamento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La montaña se certifica como las Cíes