El hombre acusado de matar a su padre en Monterroso niega que le diese una paliza

Alega que esa noche bebió tres botellas de vino y cerveza y que mientras estaba en la cocina, oyó un golpe fuerte en la primera planta de la casa


LUGO / LA VOZ

Llegado desde la prisión de Monterroso, en un furgón de traslado de presos de la Guardia Civil, custodiado por dos agentes, con el rostro al descubierto y engrilletado. Así llegaba a las 10.58 horas de la mañana de este miércoles a la Audiencia Provincial de Lugo Pedro López Louzao, el hombre de 54 años acusado de matar a patadas y puñetazos a su padre, de 79 años, entre la noche del 18 y la madrugada del 19 de marzo de 2018, en su vivienda de Esporiz, Monterroso. La noche de los hechos, estaba durmiendo en una habitación del domicilio el hijo del acusado, de cuatro años.

Tras una presentación del fiscal y del abogado de la defensa al jurado popular, el acusado iniciaba su declaración respondiendo a las preguntas del fiscal, que pide para él 20 años de cárcel por homicidio agravado y la prohibición de acercarse y comunicarse con su hijo a menos de 300 metros durante 21 años.

En el juicio, que se reanudará este jueves a las 10.00 horas con las declaraciones de los agentes del laboratorio de criminalística de la Guardia Civil y los forenses, el acusado negó que matara a su padre de una paliza. «Nunca golpeé a mi padre. Ese día se levantó, le ayudé a poner los zapatos y le preparé a él y a mi hijo el desayuno. A mediodía comimos y por la tarde se cayó en la cocina, quedando encajado en el banco. Se lastimó en la espalda y en la cara. Le dije que iba a llamar a la ambulancia pero no quiso. A la noche cenamos, acosté al niño y le ayudé a subir las escaleras para que se acostara. Le acompañé al baño y al sentarse se cayó. Después lo senté en cama», relató el acusado, que manifestó que estaba tomando antidepresivos por problemas de alcoholismo y que ese día bebió tres botellas de vino y cervezas, llegando a caerse de rodillas por la casa.

Tras dejar a su padre en la habitación, el acusado indicó que bajó a la cocina y escuchó un golpe fuerte arriba. «Subí y no conseguía abrir la puerta de su habitación porque estaba encajado entre una cuna metálica y la puerta. Estaba tirado y no respiraba. Lo quise levantar y se me soltó. Lo cogí por los brazos, pensé que estaba inconsciente y nos caímos juntos. Intenté reanimarlo pero vi que no podía. Di una patada pero no creo que lo alcanzara», indicó el procesado, que añadió que después llamó a su vecina, a su pareja (que ese día estaba en Ferrol y tras lo sucedido se presentó en el domicilio para recoger al niño) y al 061. «Les dije que mi padre se había caído», indicó el acusado, a quién el fiscal le expuso unas manifestaciones que supuestamente dijo a sanitarios y agentes tras los hechos. «No dijo usted: «lo maté yo» o «Meu pai, pai. Él se lo buscó. Le di patadas. Te está bien por la mala vida que le diste a mi madre. Eres un cabrón», recordó el fiscal, a quien el acusado respondió con «no me acuerdo».

El procesado declaró que dejó su vida en Lanzarote para cuidar a su padre junto con una asistenta social, dado el estado de salud y las condiciones de su progenitor, que tenía cáncer, pesaba 90 kilos, necesitaba pañal y su movilidad era muy reducida.

Testigos

En sus declaraciones, su pareja y su vecina, indicaron que padre e hijo discutían con frecuencia por tonterías pero pronto se le pasaba. Según su relato, esa noche Pedro las llamó y les dijo que le había pegado una patada a su padre y que estaba muerto. «Me dijo que le diera una patada, que iba a ir para la cárcel y que cuidara al niño», manifestó su pareja. «Me dijo que su padre estaba frío y muerto y que creía que lo había matado él. Yo no le creí y le dije que se metiera en cama porque estaba bebido», declaró su vecina.

«Eran uns veciños formidables»"> ;
«Eran uns veciños formidables» Detenido un hombre en Monterroso por matar a su padre tras una discusión

Por su parte, los sanitarios y los guardias civiles que acudieron a la vivienda coinciden en sus declaraciones. Apreciaron evidentes signos de violencia en el cadáver y observaron al acusado «nervioso y sobrepasado».

Agentes de personas de Policía Judicial y del puesto de Monterroso testificaron que el acusado realizaba declaraciones por impulsos y las variaba. Primero decía que su padre se había caído al suelo y le diera una patada sin querer. Después, en ataques de ira, manifestaba que le hacía la vida imposible y que tratara muy mal a su madre. A un agente hasta le pidió permiso para ir a darle un beso al cadáver.

Entre otros indicios, los investigadores hallaron una bolsa con gasas ensangrentadas en otra de las habitaciones de la casa. De la inspección ocular y de la causa de la muerte, hablarán este jueves los agentes de Criminalística y los forenses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El hombre acusado de matar a su padre en Monterroso niega que le diese una paliza