Bruxa e Irimia ofrecen ahora las casetas del pulpo del San Froilán a los hosteleros de siempre

El de Meira renunciaría a cambio de que le cedan una gratis para él los cuatro años

M.cabana
lugo / la voz

Ya empieza a aclararse el «pulpo gate». Bruxa Consulting no aparece por ningún lado y el que da la cara en su nombre es el empleado de banca y vecino de Meira, Francisco Javier Irimia. Ahora se entiende que Bruxa Consulting e Irimia presentasen casi las mismas ofertas por las casetas del pulpo con una diferencia de céntimos. La agencia de publicidad madrileña que forma parte de un entramado empresarial ganó el concurso, e Irimia quedó en segundo lugar.

Ayer por la noche, Francisco Javier Irimia acudió a una reunión en La Palloza con los hosteleros Manolo de Marce, pulpería Aurora y el propio gerente de La Palloza, Ramiro López. No acompañaba a Irimia nadie de Bruxa Consulting, porque el meirego hablaba también en nombre del entramado de firmas de Madrid. Solo acudió acompañado de su padre -el segundo por la derecha en la foto- y de una hostelera de Meira, Nancy, que explota allí el restaurante O Muiño -primera por la derecha-. Ella le asesora en hostelería.

Es decir, Bruxa Consulting no tiene capacidad técnica ni experiencia en montaje y explotación de pulperías, como ya se sabía desde un principio, pero ahora también se sabe que tampoco contaba con ningún «tapado» para hacer el trabajo, sino que Francisco Javier Irimia es el que dirige la operación del pulpo y pretende ganar dinero en el negocio llegando a un acuerdo con los hosteleros lucenses que tienen las casetas y la experiencia.

Y todo apunta a que la vía para entrar no va a ser la de pagar al concello el precio ofertado y subcontratar a hosteleros, porque así el negocio saldría muy caro. Su intención parece que sería renunciar al concurso de las casetas, tanto Bruxa Consulting como él mismo, que es el segundo mejor postor. De esa manera, dejaría entrar a los hosteleros lucenses a sus precios, y ya no habría que pagar al concello la elevada suma ofertada en la puja. A cambio, Irimia les pediría a los hosteleros lucenses tener una caseta gratis para él, montada y desmontada, los cuatro años del concurso. La explotaría probablemente la hostelera de O Muiño de Meira, que ayer le acompañaba, Nancy. Esta mujer trabajó bastantes años en la hostelería de Torre de Núñez antes de montar su propio negocio en Meira. Precisamente Torre de Núñez fue la única empresa de la hostelería tradicional de Lugo que consiguió una caseta en la puja de este año.

Eso en cuanto a las casetas. Porque en cuanto a los calderos, Francisco Javier Irimia parece que no tiene intención de soltar ninguno de los cuatro. Tres fueron ganados por Bruxa Consulting, y el cuarto lo ganó a su propio nombre.

Marce, Aurora y La Palloza

Por tanto, la situación planteada ayer por Irimia a los responsables de Pulpería Aurora, Manolo de Marce y La Palloza sería la siguiente. Irimia y Bruxa renunciar a las concesiones de las casetas a cambio de una gratuita para él, montada y desmontada para los próximos cuatro años. Y los calderos del pulpo se los quedaría él mismo, para dar servicio a su propia caseta, a la de Torre de Núñez, y a las otras dos que deberían repartirse entre todos los demás interesados.

Dado que ya no queda tiempo de maniobra para el uno de octubre, los hosteleros deberán pensar la oferta en breve y tomar una decisión. Irimia pueden hacer que las casetas no se monten, porque si agota los plazos intencionadamente, Basadre no tiene tiempo. Si Bruxa, que es el primer postor, espera hasta el día 16 y no presenta la documentación, quedaría anulada su oferta. El concello podría elegir entonces al segundo mejor postor, que es Irimia, a quien tendría que notificárselo y -una vez que reciba la comunicación- darle otro plazo de diez días para presentar la documentación. Es decir, ya se llegaría a octubre y con las casetas sin adjudicar. Podría entonces entrar el tercer mejor postor y los siguientes, pero se habría consumido parte de octubre: escándalo para Basadre y pérdidas para los hosteleros.

Jugada maestra

Parece una jugada maestra de este empleado de banca. Tiene mérito hacer que los hosteleros trabajen para él sin arriesgar ni gastar nada. ¿Es una casualidad que no se exigiese experiencia en el concurso para estos cuatro años? ¿Diseñó la jugada él solo? Ya se verá. Pero el asunto va a traer cola.

Un empleado de banca que peina el BOP a diario y una agencia de ferias medievales

Francisco Javier Irimia es de esos empleados de banca con ojo para los negocios y que peina todos los días el Boletín Oficial de la Provincia. Nadie sabe que tenga experiencia en hostelería. Bruxa Consulting es un entramado empresarial, cuya actividad más cercana al ocio es la organización de ferias medievales, pero no la hostelería.

Resultaba curioso que ambos pujasen por las casetas del pulpo en Lugo, ofertando casi los mismos precios, pero pudieron hacerlo porque curiosamente para el concurso de estos cuatro años desaparecieron las cláusulas que exigen experiencia o garantía de saber dar el servicio. También fue llamativa una calculada aparición de Irimia en un periódico para dar tranquilidad porque lo tenía todo previsto para servir el pulpo, pero sin explicar como. La Voz le llamó, pero no quiso hacerlo. Ahora, ya con el tiempo transcurrido y sin margen de maniobra por el concello -y la concejala nerviosa pidiendo que los postores den la cara- Irimia ofrece a los pulperos de Lugo trabajar para él poniéndole la caseta gratis. Y sino... el caos. Porque los calderos son suyos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Bruxa e Irimia ofrecen ahora las casetas del pulpo del San Froilán a los hosteleros de siempre