Detenido el lotero de Lugo que denunció el robo de 400.000 euros en efectivo de su administración

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Guillermo Rodríguez Rozas, dueño de la administración de lotería de la rúa Lamas de Prado
Guillermo Rodríguez Rozas, dueño de la administración de lotería de la rúa Lamas de Prado ALBERTO LÓPEZ

Guillermo Rodríguez Rozas fue delatado por una de los dos autores materiales del atraco, que fue arrestada en Madrid y que reconocieron ante los agentes que todo estuvo organizado por el dueño del negocio. La jueza había archivado el caso, pero el hallazgo de esta pareja aportó nuevas pruebas clave a los investigadores

12 jun 2024 . Actualizado a las 10:46 h.

La Policía Nacional detuvo este martes a Guillermo Rodríguez Rozas, el dueño de la administración de lotería El Duende, ubicada en la calle Lamas de Prado, en Lugo. Lo hizo tras obtener pruebas contundentes de que el hombre planificó el atraco de su propio negocio el pasado 4 de enero, con el objetivo de simular un robo real y compartir los beneficios con los autores materiales del asalto, un hombre y una mujer. Ella fue arrestada en la mañana de este martes en Madrid, unas horas antes de que se detuviese al lotero.

La Policía Nacional confirmó este miércoles las detenciones. Estas llegan cinco meses después del suceso, que causó una gran conmoción en la ciudad debido al importe que el lotero afirmaba que se habían llevado los asaltantes: 400.000 euros en efectivo. Rodríguez compareció aquella mañana ante los medios y explicó que dos atracadores, armados con pistolas, habían irrumpido en su negocio a primera hora. Tras amenazarlo e inmovilizarlo, lo obligaron a abrir las cajas fuertes y se llevaron el dinero.

El relato del lotero aquel día parecía muy contundente. A las 9 de la mañana, tenía cita en el banco para hacer un ingreso importante, de 230.000 euros. «Se llevaron cerca de 400.000 euros, los 230.000 que tenía que ingresar, más mi comisión más todo lo que tengo recaudado de Reyes. Esta es la semana que más dinero hay en una administración de lotería, entre lo que te retienen de Navidad y el sorteo de Reyes», contextualizaba Rodríguez.

Su narración era clara. «En el momento en el que entré, inicié el trámite de abrir las cajas, y como ayer hubo jornada de Liga, había que cambiar las quinielas. Salí y cerré, porque lo tenemos por seguridad, y justo en ese momento que estoy cambiando las quinielas me entran dos encapuchados corriendo, pistola en mano, me empujan contra el lector que tenemos allí y me dicen "las llaves, las llaves, y las cajas, las cajas"», recordaba.

Rodríguez añadió un detalle importante al afirmar que los atracadores le dijeron que eran «colombianos», que «venían a por el dinero» y que «si me portaba bien no me harían nada». Finalmente, la Policía Nacional ha detenido a los dos atracadores, que resultaron ser originarios del norte de África.

«Tenía miedo de que pensasen que no quería abrir las cajas. Me tenían encañonado y yo solo les decía "tengo hijos, tengo hijos"», reconocía él. 

Sospechas desde el principio

Desde el principio, la Policía Nacional sospechó de la posible implicación del lotero. Su relato no era contundente, las cámaras de la administración llevaban meses sin funcionar, él tenía unas supuestas deudas económicas y el atraco sucedió de una manera demasiado fácil. Eran muchos los motivos que hacían sospechar a los investigadores, que vieron su teoría reafirmada este martes. Desde que comenzó la investigación, Rodríguez empezó a dejarse ver menos por la administración de lotería, sobre todo cuando tuvo noticia de que estaba siendo investigado.

Solamente consiguieron pruebas contundentes contra el lotero tras detener a una de sus dos socios. Ocurrió en Madrid, este martes, tras varios meses de investigación por parte de la Comisaría Provincial de Lugo. La mujer confesó los hechos y admitió que su pareja, que se encuentra en prisión desde hace unas semanas por otra causa, también participó. Y aportó una información clave para el caso: todo había sido planificado por parte del lotero.

Al delatarlo, los policías tuvieron por fin la prueba fehaciente de la implicación de Guillermo Rodríguez, por lo que trasladaron la información a la comisaría de Lugo y se procedió a detenerlo.

La jueza cerró el caso que ahora revive

Todavía no hay rastro del dinero. Debe ser el juez titular del caso el que ordene más diligencias para resolver esta parte del caso. La magistrada que lo llevó en un principio, Sandra Piñeiro, ordenó archivarlo hace unos meses al no apreciar indicios suficientes contra el lotero. Esta decisión cortó de raíz la investigación de la policía y echó por tierra las posibilidades que había de resolver el caso. 

En su día, citó al lotero sin dar parte siquiera a la Policía Nacional, que investigaba el caso. Esta decisión fue un giro inesperado para el proceso y pudo deberse a la intención de la jueza de acelerar el procedimiento. 

Durante esos meses, la Policía Judicial le fue pidiendo diversos permisos a la magistrada para continuar con las pesquisas, pero ella rechazó la mayoría. Como aseguraba en el auto del archivo, por ejemplo, no les dejó ni geolocalizar los teléfonos móviles de varios sospechosos (uno de ellos el lotero) ni revisar sus cuentas bancarias. Estas medidas, según la jueza, eran demasiado exageradas y podrían violar la presunción de inocencia del lotero. 

Sin embargo, la aparición de los dos autores materiales del robo lo ha cambiado todo. Y el caso toma ahora un nuevo rumbo. El lotero se encuentra en los calabozos de la Policía Nacional, pero todavía no ha declarado. También deben ser interrogados sus dos socios, detenidos en Madrid. Luego, será el juzgado que se encargue de la causa (posiblemente el de Sandra Piñeiro) el que decida si hay indicios suficientes para enviarlos a prisión o si todavía no se cree su implicación.