Ángeles Novo ya es concejala de Lugo en sustitución de Lara Méndez

L.G.C. LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Ángeles Novo ya es concejala en la corporación de Lugo
Ángeles Novo ya es concejala en la corporación de Lugo Alberto López

La nutricionista tomó posesión de su cargo en el pleno ordinario de este jueves

25 abr 2024 . Actualizado a las 12:22 h.

Ángeles Novo Martínez tomó este jueves posesión como concejala del Ayuntamiento de Lugo sustituyendo a Lara Méndez en las filas socialistas después de que la que fuera alcaldesa presentase su renuncia para centrarse en el Parlamento gallego.

Novo, que prometió el cargo ante el resto de la corporación, recibió de manos de la regidora, Paula Alvarellos, la medalla y la insignia del Concello en medio de los buenos deseos de los concejales. 

Alvarellos, que le deseó éxitos, celebró la incorporación de una «muller nova, profesional e con vocación de servizo público». Le recordó además la responsabilidad que supone el cargo.

Tras la toma de posesión, queda ahora por esclarecerse qué responsabilidades asumirá la nueva concejala. Hay que tener en cuenta que Méndez estuvo desempeñando estos meses una tarea representativa, vinculada en parte a su experiencia como regidora, por lo que esta labor no encajaría en el perfil de Novo, recién llegada a la primera línea de la política municipal. 

El Concello de Lugo se posicionó en contra del proyecto de Altri para Palas de Rei
El Concello de Lugo se posicionó en contra del proyecto de Altri para Palas de Rei Alberto López

El pleno municipal rechaza la instalación de Altri en Palas

El BNG llevó al pleno una proposición para rechazar la construcción de la fábrica de Altri en Palas de Rei. Una iniciativa que salió adelante con los votos de socialistas y nacionalistas, ya que el PP se desmarcó y defendió la implantación de la pastera si el proyecto cumple la normativa. 

Rubén Arroxo, que defendió la propuesta, hizo un repaso histórico para dejar claro que si Altri quiere implantarse en Galicia es porque en Portugal hay una moratoria que prohíbe plantar eucalipto hasta el 2030, después de los incendios desatados en el 2017 y que se explican en parte, dijo, en la extensión de eucalipto. 

El líder del BNG puso de manifiesto cómo fue cambiando lo que se anunciaba inicialmente del proyecto desde que se dio conocer hasta que se sustanció cómo sería y destacó, ante todo, que «non será unha industria transformadora que pechará o ciclo, senón unha industria de enclave para a que se piden 250 millóns de euros de fondos públicos». Habló de impactos territoriales, socio económicos y medioambientales, mientras que la concejala socialista Ana Abelleira ponía el acento en la «fábula do PP, un conto cheo de mentiras polo que calan».

La socialista subrayó el «escurantismo» que reina alrededor del proyecto y sus intereses y cargó contra la Xunta por la falta de una política y una estrategia de industrialización. 

Frente al rechazo de nacionalistas y socialistas, el PP defendió la idea de que sean los técnicos los que dictaminen si el proyecto cumple las normativas, y que si lo hace, se apoye. El concejal Antonio Ameijide fue el encargado de exponer la postura de su partido, asegurando que se estaban manipulando los datos presentados en el proyecto y pidiendo responsabilidad a PSOE y BNG. 

Pero fue más allá el edil popular al asegurar que si se aprobaba la proposición, la corporación podría estar prevaricando. En el punto dos de a propuesta, se pide a la Xunta que informe negativamente el proyecto y que impulse otra serie de iniciativas. Para Ameijide, «ese punto está dicindo que o Concello asuma unha prevaricación, así que non conten con nós. Impedir unha iniciativa que cumpre a normativa, é prevaricación. Nós dicimos que os técnicos informen e que, se cumpre, apoiemos todos, e se non cumpre, non».