La empresa que perdió una nave en Lugo cree que el incendio pudo ser intencionado

La Voz LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

La Voz

No hubo daños personales, pero desde Contemar indican que tienen varios posibles autores entre sus hipótesis

17 abr 2024 . Actualizado a las 19:23 h.

El fuego que devoró este martes el almacén de una empresa dedicada al reciclajeContemar— en la aldea de Mazoi, a las afueras de Lugo, está bajo control. Ahora, la principal labor de las autoridades es la de resolver el misterio de cómo empezó. Y desde la sociedad afectada, las sospechas de que el fuego fue intencionado son cada vez mayores.

El incendio de Contemar se saldó sin provocar daños personales ni afectar a otras instalaciones gracias a la rápida intervención de los servicios de emergencias. Fuentes policiales precisaron este miércoles que, una vez finalizada la intervención de los Bomberos, miembros de la Policía Científica realizarán una inspección ocular de las instalaciones y buscarán indicios y pruebas para determinar las causas de este fuego.

La hipótesis de un incendio intencionado están siendo valoradas por los agentes. Desde la empresa no quisieron señalar a nadie en concreto, pero indican que personas vinculadas a otras sociedades del sector del reciclaje o a unos ladrones denunciados por entrar en su nave en el pasado podrían tener relación con el fuego.

En este momento, la Policía Nacional mantiene abiertas todas las hipótesis a la espera de que la investigación avance y aporte más datos sobre el origen del incendio. Por el momento, las primeras pesquisas no muestran de manera clara ninguna prueba de intencionalidad.

El tercer incendio industrial en los últimos años

Este suceso fue el tercer incendio industrial de grandes dimensiones vivido en el municipio de Lugo en los últimos años. Todavía permanece en la memoria el enorme incendio de O Ceao, que arrasó varias naves industriales en abril del 2021. Y todavía huele a quemado la nave de la empresa Sidegal, en ese mismo parque empresarial, que sufrió hace unas semanas un fuego que dejó dos personas heridas.

Las alarmas volvían a saltar este martes, a primera hora de la tarde, cuando una enorme columna de humo negro se elevó hacia el cielo y se hizo visible prácticamente desde todos los puntos de la ciudad.

En esta ocasión no hubo que lamentar daños personales, pero el incendio que se produjo en el almacén de una empresa de reciclaje en el lugar de Cacabelos, en la parroquia de Mazoi, obligó a emplearse a fondo a los servicios de emergencias y solo su rápida intervención evitó que fuese mayores.

El fuego fue detectado pocos minutos antes de las tres de la tarde en el almacén de la empresa y, aunque los bomberos tardaron horas en darlo por frenado, a las cuatro de la tarde ya quedó controlado, según informaron fuentes del 112-Galicia.

Fueron movilizados los Bomberos de Lugo y la agrupación de voluntarios de Protección Civil, así como la Guardia Civil y las policías Local y Nacional. Además, se pasó aviso al distrito forestal, por si fuese necesaria la intervención de sus medios, dado que cerca de la nave hay una masa arbolada.