El Concello de Lugo debe más de un millón de euros a los trabajadores municipales, denuncian los sindicatos

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Representantes sindicales del Concello de Lugo denunciaron la situación que atraviesan
Representantes sindicales del Concello de Lugo denunciaron la situación que atraviesan l.g.c.

Dan tres meses al gobierno local para revertir la situación y avisan de que llevarán a cabo acciones de protesta si no perciben cambios

11 abr 2024 . Actualizado a las 20:58 h.

Sindicatos, junta de personal y comité de empresa del Concello de Lugo comparecieron públicamente este jueves para denunciar lo que consideran una situación insostenible y de ninguneo por parte del Ayuntamiento. 

Entre las denuncias públicas hechas por los representantes de los trabajadores está la reclamación de más de un millón de euros que se adeuda a los empleados municipales por horas extra, ayudas o productividades. Un dinero que se distribuye entre múltiples servicios, y no de forma homogénea. 

«Hai un ano subíronse os soldos aos asesores e as asignacións aos grupos políticos en máis de 350.000 euros, pero non hai cartos para pagar aos traballadores municipais o que se adebeda. Hai produtividades e axudas médicas que levan dous anos sen pagar», denuncian los empleados. 

El enfado entre el personal es mayúsculo. «Hay unhas semanas pasaron 230.000 euros do capítulo I de gastos de persoal para pagar facturas da luz. É vergoñento», abundaron. Y, según ellos, no es la primera vez. También sucedió algo similar para pagar obras del Impulso Verde o mobiliario. 

Pero el creciente cabreo de los trabajadores no es solo por cuestiones económicas. Denuncian que es urgente abordar la carrera profesional como un derecho de los trabajadores y una obliga para la administración, y también denuncian que la Relación de Postos de Traballo, aprobada hace más de cuatro años y que debía ser un documento vivo, no se ha modificado ni una sola vez. 

Los colectivos explican que llevan meses trasladando al gobierno municipal en repetidas ocasiones sus preocupaciones y reivindicaciones y que urge iniciar las negociaciones. Sin embargo, «os avances foron mínimos, cando non se retrocedeu nalgúns casos, e a actitude do goberno para con nós, os representantes dos traballadores, é a máis absoluta indferenza e abandono».

Los sindicatos exigen que se den pasos para revertir la situación empezando por la convocatoria de forma inmediata de la mesa general de negociación para iniciar el proceso de modificación de la RPT y la regulación de la carrera profesional, que deberá estar contemplada en los presupuestos del 2025. De no darse esta situación, «convocaremos ao persoal municipal para levar a cabo accións de protesta».

Los colectivos dan al Concello un plazo de tres meses para ponerse al día en las cuentas, aunque valoran poner en marcha ya pequeñas acciones, como concentraciones o acudir a los plenos. Critican el ninguneo del Concello y que no se les facilite ningún tipo de información. La última reunión con el concejal Pablo Permuy data del pasado noviembre. 

Las quejas de los sindicatos se fundamentan también en el ninguneo y abandono que perciben por parte del gobierno municipal. Explican que no responden a sus requerimientos ni peticiones de información. «En decembro dixeron que iamos empezar a negociar e estamos en abril», contextualizan. Ni siquiera saben con exactitud cuántas cuestiones laborales están judicializadas ahora mismo. 

No hay un reglamento generalizado de la jornada

Otra de las cuestiones que denuncian los sindicatos es que, a pesar de que han pedido negociarlo en más de una ocasión, no existe un reglamento de la jornada laboral, las vacaciones o los permisos que abarque a todos los trabajadores municipales. «Só están postos os horarios dos administrativos, faltan os horarios especiais. Hai servizos que non saben por exemplo o horario no que teñen que traballar. E como non o saben, fíchase como se ficha, mantendo, supoño, as 35 horas», aseguran. 

Esos horarios especiales afectan a servicios como Bombeiros, Policías, Vías e Obras, Electricistas, Parque Móbil y a todos los que no sean de horario de oficina. «Simplemente hai posto o horario de administración, que non está aprobado tampouco. Ese foi un invento de Paula Alvarellos que aí quedou. Ela mandou unha orde, unha sinalización da administración xeral de oficinas e cos servizos especiais que manteran as xornadas, turnos e rotacións como se viña facendo de costume. Sen máis». Tampoco hay medidas específicas para conciliación, aseguran. 

La respuesta del Concello

Por su parte, el Concello de Lugo se apresuró a responder a los representantes de los trabajadores lamentando la «falta de colaboración amosada por parte da Xunta de persoal e do Comité de empresa», a los que afeó lo que considera una «conducta desleal evidenciada ao desmarcarse do acorodo alcalzado que fixaba como prioridade sacar as ofertas de emprego público definidas e, unha vez realizado este traballo e alcalzada unha foto fixa da distribución dos recurso humanos, abordar a modificación da Relación de Postos de Traballo».

El edil de Recursos Internos, Pablo Permuy, asegura que el gobierno local está cumpliendo los acuerdos definidos en las mesas de negociación. «É inexplicable que se pretenda esquecer o traballo que se está a desenvolver e se critique a non posta en marcha da negociación respecto doutros temas cando non foi o pactado. O acordo recolle, e así figura nas actas pertinentes, que, unha vez rematado o proceso de convocatoria de todos os procesos de OPEs pendentes, se iniciaría o estudo das modificacións da RPT e se establecería un orde no resto de temas a negociar. Agora parece que o pactado, de xeito unilateral, quérese deixar sen efecto», dijo Permuy.