Alvarellos y Arroxo visitaron el nuevo auditorio de Lugo para «abordar a súa apertura»

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Arroxo y Paula Alvarellos visitaron este lunes el auditorio de Magoi
Arroxo y Paula Alvarellos visitaron este lunes el auditorio de Magoi Cedida

La alcaldesa no concretó datas ni forma de gestión, pero sí mantuvo una reunión en la que analizó cómo puede hacerse

04 mar 2024 . Actualizado a las 20:38 h.

El nuevo auditorio municipal de Lugo, situado en Magoi, recibió este lunes la visita de la alcaldesa, Paula Alvarellos, y del teniente de alcalde Rubén Arroxo, además de varios concejales. Según el gobierno local, la visita a las instalaciones, tuvo como finalidad «abordar a súa apertura». Por el momento, sin embargo, no desvelan ni fechas ni modelo de gestión. 

«Estamos a definir distintos aspectos relacionados coa administración, programación e mantemento do complexo no que é necesario que varias áreas municipais traballen de forma coordinada», dijo Alvarellos, que previamente había mantenido una reunión de trabajo para abordar los pormenores de cómo funcionará la dotación.

Hay que tener en cuenta que mantener un edificio de esa envergadura exigirá recursos. En su día, la exalcaldesa Lara Méndez había deslizado la posibilidad de que la dotación funcionase de forma puntual, en vez de estar abierto a diario.  

«Trátase dun obxectivo complexo cuxo logro implicou un enorme traballo por parte dos distintos servizos municipais e un considerable investimento municipal para solucionar as máis de 200 deficiencias inventariadas. Superada en gran medida esta fase, estamos a definir distintos aspectos relacionados coa administración», abundó la alcaldesa. Hace ya algunas semanas que recepcionaron las obras de mejora.

Arroxo y Paula Alvarellos visitaron este lunes el auditorio de Magoi
Arroxo y Paula Alvarellos visitaron este lunes el auditorio de Magoi

Aunque el Concello recepcionó el auditorio hace 44 meses, la apertura del equipamiento se ha enredado en la necesidad de hacer obras para subsanar los desperfectos que se encontraron, fruto, explican, de defectos constructivos y de la falta de mantenimiento que tuvo el inmueble durante el tiempo que tardó en entregarse. En total, más de 200 daños que han exigido una inversión municipal de 310.000 euros y cuya factura el Ayuntamiento quiere pasar a la Xunta. 

Desde la oposición han sido constantes las recriminaciones que el PP ha hecho pidiendo que se abriese la instalación cuanto antes. Las obras, que rondaron los 20 millones de euros, finalizaron en el año 2016, pero el Ayuntamiento no lo recepcionó hasta junio del 2020.