El Ministerio del Interior se decanta por el barrio de Abella para ubicar la nueva comisaría de Lugo

Uxía Carrera Fernández
U. CARRERA LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

La parcela del barrio de Abella propuesta por el Ministerio está en la intersección de la Avenida Bregón y la Rúa Orquídea
La parcela del barrio de Abella propuesta por el Ministerio está en la intersección de la Avenida Bregón y la Rúa Orquídea Alberto López

El Gobierno habría propuesto el solar de la Avenida de Breogán y ahora el Concello debería aprobar la cesión de los terrenos. El gobierno local no lo confirma oficialmente y fue el PP quien lo hizo público

24 feb 2024 . Actualizado a las 19:51 h.

El Ministerio del Interior ya podría haber mostrado su preferencia entre las tres posibilidades para ubicar la nueva comisaría de la Policía Nacional de Lugo. Finalmente, habría trasladado al Concello que la opción más viable es construir un edificio nuevo en la parcela situada en el barrio de Abella, en la Avenida Breogán. Ahora, el gobierno local tendría que aprobar en pleno la cesión de los terrenos, que mayormente son de su propiedad. 

El Sindicato Unificado da Policía Nacional (SUP) confirmó este sábado que el Ministerio de Interior se decantó por Abella, como al parecer también le trasladaron al PP: «Es la opción que está por delante y está  prácticamente decidido». Es una de las ubicaciones que había puesto sobre la mesa el Concello de Lugo. La anterior alcaldesa, Lara Méndez, anunciaba en noviembre dos propuestas para la comisaría.

Una de ellas era un parcela en el barrio de O Castiñeiro, donde la Xunta de Galicia preveía levantar viviendas públicas pero ante la protesta vecinal decidieron cambiar de ubicación a Garabolos. Se descartó por estar entre edificios residenciales ocupados. La otra propuesta es el solar que finalmente parece que prefirió el Gobierno. Se trata de un solar en el barrio de Abella, ubicado en la intersección entre la Avenida de Breogán y la Rúa Orquídea. El gobierno apostaba así por una dotación en la zona norte de la ciudad.

El Concello no lo confirma

El Concello de Lugo, sin embargo, aclaró que la elección del Ministerio por Abella no es oficial y no lo confirmó. Destacaron que el Ministerio y el gobierno local llevan meses trabajando coordinadamente en la construcción de una nueva comisaría que atienda a las necesidades y demandas tanto de los efectivos del cuerpo como de la ciudadanía lucense. «Serán as administracións competentes as que comuniquen, cando sexa oportuno, os avances do procedemento iniciado xa con moita anterioridade ao mes de novembro cando se propuxo a sede de Obras Públicas como posible alternativa á próxima localización das instalacións policiais», recordaron.

Criticaron al «afán oportunista» del PP, «pretendendo atribuírse o mérito de algo que aínda non foi sequera confirmado oficialmente».

El solar de Abella es de propiedad municipal aunque hay un pequeño espacio privado
El solar de Abella es de propiedad municipal aunque hay un pequeño espacio privado Alberto López

ASÍ ES LA PARCELA

El lugar que parece ha sido elegido consta de dos parcelas municipales y por el medio hay un espacio privado, por lo que el Concello tendrá que expropiar o acordar una venta. También puede ser que los metros cuadrados que ocupan los terrenos públicos ya sean suficientes para ubicar la nueva comisaría, según detallan desde el SUP. Este solar se encuentra frente al aparcamiento disuasorio que está construyendo la Xunta de Galicia.

Al ser propiedad del Concello, la corporación local debe llevar a pleno la aprobación de la cesión de los terrenos para que el Ministerio pueda comenzar el proyecto. Según había explicado la jefa de la División Económica y Técnica de la Policía Nacional, Luisa María Benvenuty, en su visita a las posibles ubicaciones en diciembre, la estimación total de construcción es de unos cinco años.

Para el papeleo burocrático podrían necesitarse dos años y, una vez superada esta fase, la edificación de la nueva comisaría podría requerir de otros dos o tres años.

Benvenuty trasladó al sindicato policial que la voluntad de la Dirección General de la Policía es incluir la comisaría lucense en la ampliación del Plan de Infraestructuras para la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior en la que se está trabajando.

Nueva construcción en vez de reformar Obras Públicas

Además de las dos parcelas propuestas por el Concello, hay una tercera propuesta que fue lanzada posteriormente por el PP de Lugo de ubicar la comisaría en el edificio de Obras Públicas, situado en la Ronda da Muralla. La portavoz popular, Elena Candia, había explicado en su momento que este inmueble está situado a 50 metros de la actual comisaría y supone una opción más sostenible que la de construir un nuevo edificio. «Cumprimos a palabra de que quede no barrio da Residencia e permite rescatar os fondos consignados para investir en melloras da actual comisaría da rúa Chantada», defendía.

Para poder ubicar la nueva comisaría en Obras Públicas eran necesario acuerdos con la Xunta y el Gobierno. El gobierno autonómico tendría que ceder al Estado dos pisos de su propiedad, para lo que ya había mostrado su predisposición. Y el Gobierno tendría que trasladar las oficinas de  la Confederación Hidrográfica, Costas y Obras Públicas, al inmueble donde hoy se encuentra Comisaría de la Policía Nacional en la Rúa Chantada. El Sindicato Unificado de la Policía, en reuniones con el PP, habían considerado que se trataba de una alternativa viable y buena. Sin embargo, se descartó por el riesgo de encontrar algún resto arqueológico.

UNA «BUENA IDEA» PARA EL SINDICATO

Finalmente, el Ministerio no parece no haber escogido esta alternativa y preferiría hacer una construcción nueva. Desde el SUP explicaron este sábado que la elección del solar en Abella también les parece una buena opción: «Al hacer un edificio nuevo se pueden delimitar mejor los espacios y tener mejor infraestructura, nos parece una buena idea». Eso sí, la opción de Obras Públicas, aunque también necesitaría una reforma, supondría una alternativa más rápida. 

El edificio de la Rúa Chantada tiene más de 50 años de antigüedad y las instalaciones son insuficientes para los agentes y para dar un buen servicio al ciudadano. Los sindicatos denunciaron que hasta diez agentes trabajaron en un espacio de 12 metros cuadrados.

El PP quiso recordar que fue por su iniciativa que «se puxo en marcha a maquinaria administrativa para impulsar esta dotación», consiguiendo que los técnicos del Ministerio visitaran Lugo para analizar las posibles ubicaciones. «Seleccionaron a parcela e agora só queda que o Concello cumpra a súa parte», apuntaron. Los populares mostraron su predisposición a cualquier alternativa que fuese ágil y cuya construcción cubriese las necesidades de la ciudadanía y de los agentes.

 El grupo de la oposición aclaró que si ahora el proyecto está bloqueado es «pola falta de traballo do goberno local que aínda non tramitou a cesión das parcelas que teñen que pasar pola aprobación do pleno, un paso é esencial para avanzar no proxecto». Por eso, en el próximo pleno preguntarán sobre la situación de la nueva comisaría: «Se houbera unha vontade real e se para o goberno local fose unha prioridade que Lugo teña unha nova comisaría debería estar xa tramitando a cesión da parcela municipal seleccionada».