El Tribunal Superior obliga al Concello de Lugo a readmitir a la jefa de Personal

La Voz LUGO

LUGO CIUDAD

La concejala Paula Alvarellos expuso en su momento la decisión de apartar a la jefa de personal
La concejala Paula Alvarellos expuso en su momento la decisión de apartar a la jefa de personal Alberto López

Marta López fue despedida en el 2019 tras 20 años en ese puesto. El Ayuntamiento alegaba que «incumpría as funcións do seu cargo», pero tres juzgados distintos le han dado la razón a la funcionaria

20 nov 2023 . Actualizado a las 23:06 h.

Marta López, la que fuera jefa de la sección de Personal del Concello de Lugo entre los años 1997 y 2019, podrá recuperar su puesto. El Tribunal Superior de Justicia de Galicia anunció esta semana la inadmisión a trámite del recurso interpuesto por el Ayuntamiento, parte demandada, que se negaba a readmitir a la funcionaria en esa plaza tras apartarla hace casi un lustro. Con esta decisión son ya tres los juzgados que le han dado la razón a la exjefa de Personal y han rechazado la tesis del Concello, que tendrá que readmitirla en caso de que ella lo solicite. 

En el 2019, el Concello decidió apartar a Marta López de su puesto, alegando que «a xestión en materia de persoal foi inexistente, ou, aínda peor, desenvolta de xeito descabelado, aleatorio e as máis das veces inxustificado». La funcionaria reclamó judicialmente poco después. En el 2021, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Lugo le dio la razón. El Concello recurrió al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), que falló en el mismo sentido. Ahora, cuatro años después, el Tribunal Superior, a través de la sección de casación autonómica, ha inadmitido el último recurso que podía poner el ente municipal, por lo que cierra la causa dándole la razón a la funcionaria.

En su auto, firmado el pasado 16 de noviembre, los magistrados apoyan la sentencia del juzgado lucense, que explicaba que «no ha resultado acreditado con el grado de certeza exigible que la recurrente incumpliera las obligaciones derivadas de su cargo, y en concreto que haya dejado de tener la capacidad necesaria por haber incumplido de forma manifiestamente deficiente, ineficaz, descuidada o negligente las obligaciones que le incumbían».

El Superior no ve razones para desdecir a las dos primeras instancias

El TSJ ahora falla en el mismo sentido, explicando que no existen motivos para desdecir las dos primeras sentencias que daban la razón a la funcionaria. Su justificación reside en que, tanto en el documento del juzgado de Lugo como el del TSXG, «no se deduce que el motivo de anulación de la resolución administrativa en primera instancia y de confirmación en segunda instancia de dicha sentencia descanse en una asimilación entre un procedimiento de remoción de puesto de trabajo y un procedimiento sancionador o disciplinario, sino en la constatación de que, aunque no se trate de procedimiento disciplinario, la normativa sí exige una motivación a la decisión de remoción, y lo que se hace es analizar la concreta fundamentación de la resolución recurrida».

Es decir, que el hecho de apartar a la funcionaria no estuvo bien fundamentado por parte del Concello de Lugo, ya que, aunque no fuese un despido disciplinario, la normativa exige una justificación sólida para apartar a un funcionario por oposición de una plaza de este tipo. 

Un cese y una polémica rueda de prensa

Marta López fue cesada de su puesto por acuerdo de la junta de gobierno del 13 de noviembre del 2019. Aquel acuerdo fue expuesto en una rueda de prensa por la teniente de alcalde y edila de Gobernanza, Paula Alvarellos, quien explicó que la decisión se sustentaba en varios informes emitidos por Intervención, por el Secretario municipal y por el órgano asesor de la junta de gobierno.

En ellos se concluía que «a xestión en materia de persoal foi inexistente, ou, aínda peor, desenvolta de xeito descabelado, aleatorio e as máis das veces inxustificado». Los informes señalaban que su gestión, en algunos casos, era inexistente, por lo que Alvarellos justificó su cese porque su proceder podía situar al Concello ante una situación que le generase prejuicio.

Ahora, el Concello no tiene la potestad de presentar más recursos. Marta López, por lo tanto, podría recuperar su puesto de jefa de Personal si así lo desea. Existe la posibilidad, además, de renunciar a su regreso por iniciativa propia, y buscar un acuerdo monetario con el Ayuntamiento.