La rotonda de Lugo que invita a los conductores a entrar por el carril contrario

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Una de las señales de la avenida Infanta Elena presenta un dibujo incorrecto y en la ciudad se dan otros casos de indicadores erróneos, según denuncia el PP

05 sep 2023 . Actualizado a las 19:59 h.

En la Avenida Infanta Elena de Lugo hay una señal vertical que indica a los conductores qué camino han de seguir si quieren dirigirse al centro de la ciudad, al hospital o a las carreteras de Oviedo, Santiago y Ourense. Hasta ahí, todo correcto. El problema es que el pictograma de la glorieta, en vez de invitar a los conductores a tomar la rotonda por el carril de la derecha, lo hace por el de la izquierda. 

Una raya vertical que simboliza el acceso a la rotonda es la encargada de indicar en el dibujo por dónde entran los vehículos a la glorieta. Esta raya debería representar el acceso por la derecha, pues es por donde circulan los coches, pero lo hace por la izquierda, que es por donde salen. Un error en la representación que, puestos en la carretera, a nadie se le ocurre seguir, pues supondría saltarse la mediana de la avenida para entrar a la rotonda en sentido contrario. 

El caso es que la señal, con su pictograma al revés, lleva tiempo en la avenida lucense, una de las principales arterias de la ciudad, sin que se haya registrado problema alguno ni cuajasen quejas, hasta que ahora el Partido Popular ha sacado el tema. 

El grupo municipal denuncia que en la ciudad hay varias señales incorrectas y pide que se reactive el gabinete de tráfico de la Policía Local, que podría encargarse de que estas cuestiones no sucedan. 

La señal tapada que en su día iba a indicar una turborotonda en O Ceao que nunca llegó a funcionar, un ceda el paso inoperativo en el acceso de la N-VI a la Avenida das Américas, señales tapadas cerca del Hotel Santiago o la contradicción entre las señales de acceso a la Rúa da Xesta (la vertical indica a 10 km/h y la horizontal a 20), son algunas de las incongruencias que los populares han detectado en su chequeo a la ciudad. 

En la Rúa da Xesta, la señal horizontal indica 20 km/h de velocidad máxima para los vehículos, pero la señal vertical establece 10
En la Rúa da Xesta, la señal horizontal indica 20 km/h de velocidad máxima para los vehículos, pero la señal vertical establece 10

Pero más allá de estos detalles los populares lucenses, el partido que lidera Elena Candia de Lugo demanda que se reactive el gabinete de tráfico, suprimido en el 2018 por la limitación de efectivos que había en la Policía Local (en su día estaba compuesto por un inspector y dos agentes), para que el departamento colabore en el diseño de los planes de tráfico de la ciudad.

Los populares, dice el concejal Quique Rozas, están preocupados «pola mínima participación da policía no deseño dos plans de tráfico, como por exemplo o das obras de peonalización do centro pode levarnos a vivir situacións complicadas dado que convivirán co comezo da actividade nos centros escolares e cos cortes de tráfico por mor das festas patronais».

La sala de control de tráfico, en horario de oficina

En la comisaría de la Policía Local de Lugo hay una gran sala llena de pantallas desde la que se controla todo el tráfico de la ciudad. Un espacio gestionado por una empresa privada y que el PP considera que debería estar en manos de los propios agentes municipales. El argumento, apunta Quique Rozas, es que ahora mismo la empresa maneja el sistema de lunes a viernes en horario de mañana y tarde, pero ni por las noches, ni los fines de semana ni los festivos, aseguran, hay personal.

Esto significa, explica el concejal, que si un fin de semana se da un problema puntual en el tráfico y se necesita modular la frecuencia de la red semafórica, o si en las cámaras se detecta un accidente, no hay nadie en ese momento para intervenir. De ahí que el PP abogue por que sean los propios agentes locales los que se encarguen de la tarea, cubriendo las 24 horas los siete días de la semana. 

«El PSOE y el BNG de Lugo suspenden en materia de mobilidade y tráfico. Diseñar sin contar con la políca local tiene sus consecuencias tal y como vemos en en las obras de peatonalización del casco histórico», sostienen los populares.