Detenidos en Lugo los miembros de una célula criminal georgiana que robaba en domicilios de toda España

la voz LUGO

LUGO CIUDAD

La Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía en Lugo, en una imagen de archivo.
La Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía en Lugo, en una imagen de archivo. ALBERTO LÓPEZ

Los cogieron in fraganti. Usaban marcadores de plástico o hilo invisible, robaban por las noches y tenían apoyo local y pisos francos

03 sep 2023 . Actualizado a las 20:08 h.

Los cogieron in fraganti cuando estaban planeando y robando en pisos de Lugo ciudad y de Sarria. Se trata de tres miembros de una banda organizada georgiana, con base en Madrid, y que se encargaba de robar en domicilios de toda España, con varios operativos, siendo uno de ellos detenido hace unos días en la provincia de Lugo. La banda, perfectamente estructurada, marcaba bien sus objetivos, actuaba cuando no estaban los dueños de los pisos y luego sacaban fuera del país las piezas robadas.

Fuentes de la Policía Nacional, que se encargaron de la detención y han abierto una investigación que podría acarrear más detenidos, señalan que la célula interceptada en Lugo formaba parte de una de las organizaciones lideradas por lo que se conoce como «Ladrón en Ley» o «Vor v Zakone», máximo responsable de la criminalidad organizada georgiana, «que se caracterizan por estar fuertemente jerarquizadas y estructuradas y por actuar transnacionalmente». Tenían su base en Madrid y se desplazaban de forma itinerante por todo el territorio nacional llevando a cabo decenas de robos en pocos días en una misma localidad y desplazándose posteriormente a otra localidad.

Detenidos in fraganti en Lugo

Fruto de la investigación los agentes pudieron constatar que los responsables del grupo criminal se habían desplazado a la zona de Galicia para llevar a cabo los robos con fuerza en domicilios. Por ello se estableció un dispositivo para la localización y detención de los responsables. Una vez que los agentes identificaron a los tres integrantes y averiguaron que se encontraban en la provincia de Lugo dispuestos a actuar fueron detenidos.

Posteriormente se llevó a cabo el registro del piso en el que se encontraban, en el que se intervinieron objetos robados, entre los que se encontraban relojes de lujo, joyas, teléfonos móviles, dinero en efectivo y diferentes utensilios para llevar a cabo los robos. La investigación continúa abierta y no se descartan futuras detenciones de más miembros de la organización.  Los tres detenidos ya pasaron a disposición judicial hace tres días y se decretó su entrada en prisión.

Cómo era su forma de actuar

En el transcurso de la investigación los policías comprobaron que el grupo criminal investigado llevaba a cabo una forma de actuar perfectamente establecida. Así, en una primera fase de marcaje o «sembrado» en distintas fincas o edificios, colocaban marcadores de plástico o hilo invisible para averiguar si los moradores de la casa se hallaban dentro cuando volvieran, al saber si la puerta había sido abierta o no.

Posteriormente, llevaban a cabo los robos en las viviendas que se encontraban en la misma finca y en el mismo día, actuando normalmente por la noche y los fines de semana. Durante la comisión del delito, uno de los miembros del grupo vigilaba fuera de la finca mientras el resto se adentraban en su interior y con unas ganzúas forzaban las puertas de los domicilios. En algunas ocasiones utilizaban otros métodos como el bumping, el impresioning o la magic key. Una vez ejecutados los robos, los efectos robados eran entregados a la red de receptadores encargados de darles salida. También realizaban envíos monetarios a través de empresas de transferencia de dinero que enviaban a Georgia y a otros países y eran recibidas por otros miembros del entramado.

El origen de la investigación

La investigación se inició cuando los agentes detectaron un grupo itinerante dedicado a la comisión reiterada de robos en viviendas que tenían su base en la Comunidad de Madrid. Tras las primeras gestiones comprobaron que dicho grupo obtenía apoyo logístico de una serie de personas de nacionalidad georgiana y que también podían estar prestando ayuda a otros grupos que actuaban en toda España y a nivel transnacional.

Tras varias gestiones los agentes averiguaron que las personas investigadas se encuadraban dentro de las organizaciones de la mafia georgiana, lideradas por el citado «Ladrón en Ley». Estas redes, señalan desde la Policía Nacional, están dedicabas a la comisión de robos con fuerza en domicilios y se caracterizan por estar fuertemente jerarquizadas y estructuradas lo que les convierte en impermeables a la acción policial. A su vez se subdividen en células operativas, conformadas por entre dos y cuatro personas y que operan de forma itinerante por todo un territorio, como fue el caso de la provincia de Lugo.

Apoyo externo

Cada una de estas células, explican las fuentes policiales, se asienta temporalmente en un país a través de una extensa red logística que suministra a sus miembros documentos falsificados de diversos países para evitar ser identificados, así como pisos francos, alquilados frecuentemente por testaferros que suelen tratarse de mujeres de origen georgiano. A lo largo de la investigación, se constató que los investigados desplegaban una forma de actuar habitual de estas organizaciones. Parte de los miembros de las células se desplazaban a distintos países europeos en temporada vacacional y recibían el apoyo logístico necesario de otros miembros que residían en ese país.

Decenas de robos en una misma localidad 

Una vez detectada su presencia en nuestro país, los agentes averiguaron que a través de un coche de alquiler se desplazaban por todo el territorio nacional y actuaban de forma itinerante. Así, llevaban a cabo decenas de robos en una misma localidad y posteriormente se trasladaban a otra comunidad para continuar con su actividad delictiva. Durante su estancia en estas localidades, se hospedaban en apartamentos turísticos o en pisos francos de otros ciudadanos de origen georgiano, manteniendo un perfil bajo para pasar desapercibidos.