El lamento de los comerciantes de Lugo: «El centro está muerto»

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

En el centro histórico de Lugo abundan los locales vacíos en alquiler
En el centro histórico de Lugo abundan los locales vacíos en alquiler ALBERTO LÓPEZ

El sector pide más actividades para revivir el recinto amurallado y atraer clientela

03 mar 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El comercio tradicional está atravesando un momento delicado. El incremento de las ventas online, la subida de los precios y la incertidumbre económica están afectando de lleno al sector. Y si a ese escenario global se le suman las peculiaridades locales, el tema puede ponerse todavía más complicado. Y así es, precisamente, como lo ven parte de los comerciantes del casco histórico de Lugo.

Falta atractivo

«El centro está muerto», sentencia la dependienta de un negocio del centro de los de toda la vida. «Aquí no hay nada que atraiga a la gente a la calle, y ese es un problema. La clientela va adonde hay movimiento, y si no se organizan cosas, no hay vida», argumenta.

La creencia de que al casco histórico lucense le falta atractivo comercial parece estar extendida entre el sector. «Se non lle das algo de alegría á rúa, a xente nin sae nin para», indica otra dependienta, «antes a xente entraba nos negocios polo seu propio pé, agora tes que empurrala dalgún xeito».

Ese empujón, para muchos negocios del recinto amurallado se viven los miércoles cuando parte de las tiendas sacan a la calle su género para animar las ventas. La actividad, ya arraigada, funciona como reclamo y entre los curiosos que echan un ojo a los productos y los que, aprovechando, ya preguntan por algo más, las transacciones se animan. También en fechas puntuales, como el sábado del Arde Lucus o el San Froilán o durante las actividades que se impulsan desde el Concello, como las que se engloban en el Localmente Lucense, el escenario mejora.

Estacionalidad y fines de semana

Esa visión gris que dibujan buena parte de los establecimientos del casco histórico no es lineal a lo largo del año y el comercio local va también camino de estacionalizar sus ventas más allá de las fechas puntuales. Según describen, el incremento que la ciudad ha experimentado en los últimos años a nivel de turismo les insufla aire también a ellos. «En el verano, con los visitantes, todo funciona un poco mejor. Entran a echar un ojo y se llevan algo, tanto los españoles como los extranjeros», indican.

Pero esa estacionalidad sobre la que hay cierto consenso es extensible incluso a menor escala. Cuando llegan los fines de semana, al contrario que en otros lugares, las ventas en el recinto amurallado caen en picado. «Aquí el que más o el que menos tiene aldea y se va a ella. Y si no, se coge el coche y el sábado se va al Marineda, que allí hay más movimiento», sostiene una empleada del sector. «Lugo as fins de semana é unha cidade morta», indica otra.

El problema del aparcamiento

Pero esa falta de vida de la que muchos comerciantes hablan no es el único problema que identifican. La limitación de aparcamiento también es preocupante, aseguran. «Se vives en Lugo dáche igual vir camiñando, pero se es de Friol ou Outeiro de Rei necesitas deixar o coche nalgún sitio, e se por aquí non tes onde, acabas indo ao centro comercial», sostiene una comerciante.

«O problema é que non tes nin onde parar un momento para facer un recado. Se vés de fóra xa tes que pagar un aparcamento, e para iso xa vas ás Termas, que che sae gratis. Hai moito cliente que viña dos pobos que agora xa non vén», indica la empleada de otro establecimiento del casco histórico. Para una tercera, se añade otra complicación: las personas con menos movilidad o los mayores no pueden permitirse grandes distancias, por lo que a veces, dice, renuncian a ir al pequeño comercio intramurallas. «Sobrevivimos grazas aos maiores, así que cando eles desaparezan, o centro morre».

Opiniones para todos

Pero esa visión pesimista que transmiten parte de los comercios del centro histórico de Lugo no es extensible a todos. Indican desde una tienda de bisutería, por ejemplo, que superada la pandemia, las ventas marchan a buen ritmo. «Tenemos clientela como siempre, y en verano se anima más porque cada vez hay más turismo».

Candia se compromete a activar la Mesa de Comercio Local si es alcaldesa

La candidata del Partido Popular a la alcaldía de Lugo, Elena Candia, se reunió con el presidente de la Federación Galega de Comercio y ambos coincidieron en la necesidad de activar y dar contenido a la Mesa do Comercio Local. Según la popular, es necesario «o impulso deste órgano para contar coa opinión dos profesionais do sector e do comercio de proximidade así como tomar as mellores decisións no deseño e execución das políticas económicas e comerciais que afectan ao sector e facer un seguimento do acordado».

Para Candia, el hecho de que se cierren negocios del centro resulta preocupante y «un xarro de auga fría para a actividade comercial e hostaleira: entre os comercios que pechan e os que se van o comercio do centro de sempre estase quedando baixo mínimos».

Siguiendo con la cuestión del casco histórico, la líder popular avanzó que su partido presentará aportaciones a la Zonas de Baixa Emisión proyectada en Lugo y recriminó al gobierno local que no buscase el consenso con los sectores productivos.

Reunión del BNG

Por su parte, el teniente de alcalde Rubén Arroxo y la concejala de Participación, Cristina López, se reunieron con la delegada de la CIG de la tienda de Zara de la calle Conde Pallares para interesarse por la situación laboral de las 28 trabajadoras del local, tras y la reubicación prevista para ellas en la tienda de As Termas.

«Temos claro o noso compromiso coas traballadoras e traballadores, por iso agardamos que a empresa facilite ao máximo a transición das traballadoras ao novo centro», dijo Arroxo.