José Valencia Silva, el detenido por asesinar a Cristina Cabo en Lugo, se niega a declarar ante la jueza y es enviado a prisión

La Voz REDACCIÓN / LUGO

LUGO CIUDAD

El colombiano, de 32 años, confesó la autoría del crimen ante la policía. Acudió a la casa de la víctima en la mañana de este jueves para reconstruir los hechos

02 dic 2022 . Actualizado a las 00:05 h.

José Valencia Silva, el detenido por matar a cuchilladas el pasado domingo a Cristina Cabo en Lugo ha decidido no declarar ante la jueza. El colombiano, de 32 años, pasó a disposición judicial este jueves por la mañana, horas después de confesar en comisaría que había asesinado a la lucense de 42 años y alegando que estaba «drogado y enajenado», sugiriendo que no había sido a propósito. Sin embargo, este jueves el detenido afirmó ante la jueza que no añadiría nada más a su declaración, y decidió guardar silencio en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Lugo.

El hombre fue trasladado este jueves al mediodía a la casa de la víctima para una reconstrucción. En la puerta, más de 50 vecinos, amigos y familiares de Cristina esperaron su llegada. Aunque Valencia Silva estuvo en el interior del piso apenas 10 minutos, el ambiente se tensó y hubo insultos, además de intentos de agresión. Una persona fue identificada por la policía.

Poco después, la magistrada decidió enviarlo a prisión provisional comunicada y sin fianza. Ingresará en la cárcel de Bonxe esta tarde. Se le acusa de un presunto delito de homicidio, «sin perjuicio de lo que depare la instrucción», según fuentes jurídicas. Por parte de la jueza, se acordó un reconocimiento médico forense para verificar que estaba en condiciones de pasar a disposición judicial, como así fue.

La policía encontró en la casa de Cristina el arma del crimen, un cuchillo de cocina, que estaba junto al cuerpo. José Valencia, fue detenido el martes por la mañana e interrogado un día después, tras más de 30 horas en la comisaría de la Policía Nacional de Lugo. Mientras tanto, los funcionarios continuaron con pesquisas, análisis, registros e interrogatorios, practicando las diligencias necesarias para conocer la verdad sobre el asesinato de la lucense, muy conocida y querida en toda la ciudad amurallada.

Antecedentes

La Policía Nacional confirmó que ambos se conocieron en un bar de copas de la urbe amurallada en la madrugada del sábado al domingo. Nunca antes se habían visto. Luego, se marcharon juntos a la casa de Cristina, ubicada en la rúa Quiroga. Allí, sucedió el crimen.

Como confesó el propio autor, se ensañó con la mujer (sin ser consciente de sus actos, según su testimonio), asestándole múltiples puñaladas y dejándola en su dormitorio. Después, huyó de la vivienda y regresó a su domicilio, situado en el entorno de la estación de tren, en la rúa Miguel de Cervantes. Llegó con la ropa ensangrentada.

Cristina Cabo y su presunto asesino se conocieron la noche del crimen y él le robó tras apuñalarla

La colaboración ciudadana y el visionado de las cámaras fueron claves para arrestar al colombiano de 32 años al que acusan de matar a puñaladas a la lucense el domingo

La Voz

Cristina Cabo Buján y su presunto asesino se conocieron la noche del crimen. Así lo dio por probado este miércoles la Policía Nacional de Lugo, cuyos agentes continúan trabajando para esclarecer los hechos de un suceso que ha conmocionado a la ciudad.

Según las pesquisas de los agentes, Cristina y el colombiano de 32 años arrestado por el crimen se conocieron el sábado por la noche en un local de ocio nocturno, se fueron juntos a casa de la víctima, el hombre la apuñaló en múltiples ocasiones y luego se marchó de la vivienda, llevándose consigo diversos objetos de la lucense.

Fue su propia hermana quien encontró el cadáver. La policía recibió el aviso a las 22.00 horas del domingo, y varias patrullas acudieron de inmediato al número 51 de la rúa Quiroga, donde estaba el cuerpo. La víctima, de 42 años y que regentaba una frutería ecológica en la rúa Mallorca, llevaba horas muerta. Su familia no sabía nada de ella desde el sábado por la tarde.

Cuando los agentes descubrieron el cadáver, se encontraron el cuerpo de Cristina tirado en su dormitorio con múltiples cuchilladas. Entonces, empezó un trabajo de análisis y estudio de la escena del crimen, y también la búsqueda del autor o autores del homicidio.

La Policía Científica estuvo en la vivienda durante más de 24 horas consecutivas, según el comunicado de prensa policial, y los agentes de la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de la comisaría de Lugo salieron en búsqueda del supuesto asesino. 

Para ello, realizaron más de 20 interrogatorios, que incluyeron a vecinos, amigos y familiares de la víctima, pero también al entorno del ahora detenido por el crimen. Según fuentes cercanas al caso, fue una persona cercana al arrestado quien lo delató. La policía dice que «fue la presión, colaboración ciudadana e insistencia de los investigadores lo que permitió realizar la detención», incidiendo también en la importancia de las cámaras de seguridad consultadas por los agentes.

Alrededor de las diez de la mañana del martes, una docena de agentes acudieron al domicilio en el que residía el sospechoso, ubicado en el entorno de la estación de tren de Lugo, para proceder a su detención. Según el comunicado, el arrestado «ejerció una gran resistencia a la detención». Tras ser reducido, fue trasladado a comisaría.

Varios agentes de policía, llevando a comisaría la bicicleta que el presunto autor del crimen de Cristina Cabo le robó a la víctima tras apuñalarla en su casa.
Varios agentes de policía, llevando a comisaría la bicicleta que el presunto autor del crimen de Cristina Cabo le robó a la víctima tras apuñalarla en su casa.

Huyó en una bicicleta que le robó a la víctima tras apuñalarla

El registro llevado a cabo por la policía a última hora del martes, en el que estuvo presente el detenido, desveló un detalle que puede ser vital para el futuro de la investigación. Entre el repertorio de objetos que encontraron en el domicilio del arrestado, en el entorno de la estación de tren de Lugo, los agentes hallaron una bicicleta que no era de su propiedad. Se da la circunstancia de que Cristina había comprado una similar hacía apenas unas semanas, por lo que a falta de confirmación oficial sobre esa circunstancia se da por hecho que era la suya y que el detenido la robó para huir del lugar del crimen.

Las cámaras de vigilancia de la ciudad, que los grabaron a ambos yendo hacia la casa de la víctima, pueden haber obtenido imágenes de la huida del presunto homicida. El hallazgo de esta bicicleta sugiere que el detenido se marchó de la casa de forma sorpresiva, sin haber planeado una manera de escapar del lugar, lo que podría indicar que no acudió a la vivienda pensando en cometer el crimen, sino que fue algo improvisado. El atestado judicial sigue en proceso de instrucción.

Tenía visado de turista y había llegado a Lugo en septiembre

El presunto asesino de Cristina llevaba en Lugo apenas dos meses y, según el comunicado de la policía, había sido identificado días antes al crimen por robarle el bolso a una mujer y por amenazarla posteriormente, aunque en ese momento no se le llegó a detener.

Fuentes cercanas al caso afirman que el hombre había acudido a diversos servicios de la ciudad para resolver problemas derivados de su situación legal en territorio español. Todavía conservaba el visado de turista, pero, en teoría, se estaba asesorando para establecerse en España de manera más fija.

Hasta este martes, la Policía Nacional apenas había dado información más allá del propio crimen ni se aportaron más detalles del detenido, amparándose en el secreto del sumario decretado por la magistrada del Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo, encargada del caso.

La policía da por hecho que el arrestado se llevó de casa de Cristina diversos objetos de la mujer, los cuales aparecieron en su domicilio en el momento de la detención y en el registro del martes. De hecho, el cuerpo ya dio por probado en el comunicado de prensa que se encontró un ordenador portátil propiedad de la víctima en casa del detenido, que se ha convertido en una de las pruebas más contundentes que existen contra él en la actualidad. 

Convocan manifestaciones de rechazo por el crimen en toda Galicia

Colectivos feministas han convocado para este jueves, a las 20.00 horas, una concentración ante el Ayuntamiento de Lugo en respuesta al homicidio de Cristina Cabo Buján. La Plataforma Feminista de Lugo, a la que estaba vinculada además la víctima, convoca esta manifestación y la Marcha Mundial das Mulleres ha difundido en redes sociales un llamamiento a una movilización «masiva». Muchas ciudades se han adherido ya a la protesta.

«Las últimas informaciones que conocemos hoy mismo parecen indicar que el asesinato puede tener tintes machistas y por tanto entendemos que es necesario dar una respuesta colectiva a este crimen», trasladan. La portavoz de la Plataforma Feminista de Lugo, Ana Torrón, ya había trasladado que hay desolación en el colectivo por el crimen de la Rúa Quiroga. «Aparte de ser la mejor persona del mundo, era la mejor compañera y también la mejor amiga. No se puede decir nada que no sea maravilloso de ella. Esto lo hace más terrible (el suceso), nos partió en dos», esgrimió.

Torrón definió a Cristina Cabo como «una persona generosa, que ayudaba a todo el mundo, que estaba súper comprometida con la ecología, con el medio ambiente, con la economía sostenible». «No se entiende que alguien le pueda hacer daño a alguien así. Todo el mundo que la conocía te va a hablar maravillas de ella. Era un encanto con todo el mundo. Era una persona solidaria, comprometida. Es imposible ser mejor persona», ha remarcado.

El colectivo de ciudadanos colombianos de Lugo, por su parte, también planea una manifestación de repulsa al crimen este domingo, aunque no ha trascendido aún la hora. Según miembros del colectivo, todos están «conmocionados por el crimen», sobre todo «las mujeres colombianas que sienten Lugo como su casa».

A la derecha, Cristina, una lucense muy querida en el barrio de A Milagrosa que fue asesinada este domingo

Cristina Cabo Buján, una mujer vitalista y un ángel del barrio de A Milagrosa asesinada a puñaladas

LA VOZ

Cristina Cabo Buján era una mujer vitalista, alegre, agradable, amable, eficaz y comprometida. Son algunos de los adjetivos que usan los que la conocieron bien. Su vida acabó este domingo por la noche en su casa de la Rúa Quiroga, en la ciudad de Lugo. La mataron a puñaladas.

Cristina, que tenía 42 años, era la pequeña de cinco hermanos, tenía raíces en el barrio lucense de Albeiros y, como explica todo su entorno, era agradable y dulce a partes iguales.

Regentaba desde antes de la pandemia A Despensa do Avó Francisco, una pequeña tienda local y de proximidad con espíritu ecológico ubicada en el barrio de A Milagrosa. Este lunes permanece cerrada por lo sucedido y varios ramos de flores adornan la reja del establecimiento para recordar a Cristina.

Seguir leyendo