El detenido por matar a Cristina Cabo en Lugo confiesa el crimen y dice que estaba drogado y enajenado

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

El presunto asesino de Cristina Cabo -en la imagen, en el interior del vehículo- pasó a disposición judicial este jueves por la mañana
El presunto asesino de Cristina Cabo -en la imagen, en el interior del vehículo- pasó a disposición judicial este jueves por la mañana Manuel Guede

El arrestado, que pasó a disposición judicial este jueves, admitió haberla matado a cuchilladas tras ir juntos a la casa de ella el pasado domingo; dijo que ambos estaban muy drogados y que «se le fue de las manos»

01 dic 2022 . Actualizado a las 12:58 h.

Tras más de 30 horas detenido, el sospechoso de haber matado a puñaladas a Cristina Cabo Buján, una lucense de 42 años, confesó haber cometido el crimen en el interrogatorio policial llevado a cabo en la tarde de este miércoles. El sujeto, un vecino de Lugo, de 32 años y nacionalidad colombiana, se derrumbó ante los agentes y contó su versión durante una declaración que duró varias horas.

El asesino confeso de Cristina pasó a disposición judicial este jueves por la mañana. Dos coches policiales y varios funcionarios lo trasladaron hasta el juzgado a primera hora. La subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez, descarta por el momento que se trate de un asesinato machista y confirmó que la Policía Nacional da por cerrado el caso tras la confesión del detenido, aunque todavía faltan pruebas por recopilar.

Por otra parte, la toma de declaración del detenido se pospuso hasta bien avanzada la tarde de este miércoles, para darle tiempo a la policía a realizar todas las diligencias necesarias, como registros, análisis e interrogatorios. 

En su testimonio, explicó que no mató a Cristina de manera intencionada, sino que estaba enajenado y drogado. La versión del arrestado no contempla ningún tipo de móvil del estilo de una agresión sexual a la que se habría resistido la víctima, o a un robo. Sí dijo que habían tenido una discusión por dinero. Será la investigación policial la encargada de corroborar este testimonio. 

El presunto asesino de Cristina Cabo pasó a disposición judicial este jueves por la mañana
El presunto asesino de Cristina Cabo pasó a disposición judicial este jueves por la mañana Manuel Guede

Este jueves pasó a disposición judicial después de haber confesado el crimen que conmocionó a la ciudadanía de Lugo el pasado domingo. La Policía Nacional confirmó este miércoles, por la mañana, que ambos se conocieron en un bar de copas de la urbe amurallada en la madrugada del sábado al domingo. Nunca antes se habían visto. Luego, se marcharon juntos a la casa de Cristina, ubicada en la rúa Quiroga. Allí, sucedió el crimen. 

Como confesó el propio autor, se ensañó con la mujer (sin ser consciente de sus actos, reiteró), asestándole múltiples puñaladas y dejándola en su dormitorio. Huyó de la vivienda y regresó a su domicilio, situado en el entorno de la estación de tren de Lugo, en la rúa Miguel de Cervantes. Llegó a su casa con la ropa ensangrentada.

Una investigación profunda y una detención en tiempo récord

Fue la hermana de la víctima la que localizó el cuerpo, el domingo por la noche. Cuando los agentes descubrieron el cadáver, se encontraron el cuerpo de Cristina tirado en su dormitorio con múltiples cuchilladas. Entonces, empezó un trabajo de análisis y estudio de la escena del crimen, y también la búsqueda del autor o autores del homicidio.

La Policía Científica estuvo en la vivienda durante más de 24 horas consecutivas, según el comunicado de prensa policial, y los agentes de la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de la comisaría de Lugo salieron en búsqueda del supuesto asesino. 

Para ello, realizaron más de 20 interrogatorios, que incluyeron a vecinos, amigos y familiares de la víctima, pero también al entorno del ahora detenido por el crimen. Según fuentes cercanas al caso, fue una persona cercana al arrestado quien lo delató. La policía dice que «fue la presión, colaboración ciudadana e insistencia de los investigadores lo que permitió realizar la detención», incidiendo también en la importancia de las cámaras de seguridad consultadas por los agentes.

Alrededor de las diez de la mañana del martes, una docena de agentes acudieron al domicilio en el que residía el sospechoso, ubicado en el entorno de la estación de tren de Lugo, para proceder a su detención. Según el comunicado, el arrestado «ejerció una gran resistencia a la detención». Tras ser reducido, fue trasladado a comisaría, donde ha permanecido desde entonces.

Apenas un día y medio después, el martes por la mañana, fue detenido por una docena de agentes de la Policía Nacional. En su casa, se encontró un ordenador portátil que pertenecía a la víctima, además de diversos objetos y ropa. 

Tenía visado de turista y había llegado a Lugo en septiembre

El presunto asesino de Cristina llevaba en Lugo apenas dos meses y, según el comunicado de la policía, había sido identificado días antes al crimen por robarle el bolso a una mujer y por amenazarla posteriormente, aunque en ese momento no se le llegó a detener. Todavía conservaba el visado de turista, pero, en teoría, se estaba asesorando para establecerse en España de manera más fija.

Mañana, pasará a disposición judicial para declarar ante la jueza encargada del caso. Está pendiente también la reconstrucción de los hechos en la casa de Cristina, donde sucedió el crimen. A esa diligencia deberá acudir el arrestado, que ya salió de comisaría por primera vez en la noche del martes, cuando varios agentes de la Policía Nacional realizaron un registro en la vivienda del detenido en el entorno de la rúa Miguel de Cervantes, junto a la estación de tren. En la operación, que se prolongó más de media hora y en la que requisaron ropa y enseres personales, estaban tanto el sospechoso como su abogada. Al terminar, volvieron a comisaría, donde el detenido pasó la noche y todo el miércoles.

La policía da por hecho que el arrestado se llevó de casa de Cristina diversos objetos de la mujer, los cuales aparecieron en su casa en el momento de la detención y en el registro del martes. De hecho, el cuerpo ya dio por probado en el comunicado de prensa que se encontró un ordenador portátil propiedad de la víctima en casa del detenido, que se ha convertido en una de las pruebas más contundentes que existen contra él en la actualidad, siendo la más importante de todas su reciente confesión. 

A la derecha, Cristina, una lucense muy querida en el barrio de A Milagrosa que fue asesinada este domingo

Cristina Cabo Buján, una mujer vitalista y un ángel del barrio de A Milagrosa asesinada a puñaladas

LA VOZ

Cristina Cabo Buján era una mujer vitalista, alegre, agradable, amable, eficaz y comprometida. Son algunos de los adjetivos que usan los que la conocieron bien. Su vida acabó este domingo por la noche en su casa de la Rúa Quiroga, en la ciudad de Lugo. La mataron a puñaladas.

Cristina, que tenía 42 años, era la pequeña de cinco hermanos, tenía raíces en el barrio lucense de Albeiros y, como explica todo su entorno, era agradable y dulce a partes iguales.

Regentaba desde antes de la pandemia A Despensa do Avó Francisco, una pequeña tienda local y de proximidad con espíritu ecológico ubicada en el barrio de A Milagrosa. Este lunes permanece cerrada por lo sucedido y varios ramos de flores adornan la reja del establecimiento para recordar a Cristina.

Seguir leyendo