Matan a puñaladas a una mujer de 42 años en un piso de Lugo

La Voz REDACCIÓN / LUGO

LUGO CIUDAD

Cristina Cabo fue la encargada de leer el manifiesto de la Plataforma Feminista de Lugo el 8-M del 2021
Cristina Cabo fue la encargada de leer el manifiesto de la Plataforma Feminista de Lugo el 8-M del 2021 Óscar Cela

El crimen que acabó con la vida de Cristina Cabo Buján tuvo lugar en un piso de la calle Quiroga, en la zona de las casas sindicales. La policía interrogó a una presunta pareja sentimental, pero ha quedado en libertad

28 nov 2022 . Actualizado a las 19:12 h.

Cristina Cabo Buján, una lucense de 42 años, apareció asesinada el domingo en su vivienda del número 51 de la calle Quiroga. Tras dar la alarma la familia, la Policía Nacional, que investiga el crimen, encontró el cuerpo sin vida de la mujer en la habitación con varias cuchilladas. Todas las líneas de investigación están abiertas y el caso, sobre el que pesa el secreto del sumario, está en manos del Juzgado número 1 de Lugo.

Fue alrededor de las diez de la noche del domingo cuando los vecinos empezaron a ver revuelo policial en el edificio en el que vivía la fallecida. Un inmueble de cuatro alturas y dos pisos por planta en el que viven familias con niños y residentes mayores desde hace mucho tiempo. Cristina vivía sola. Según explican en el barrio, en el edificio nadie oyó ningún ruido extraño, aunque en la tercera planta, sobre las 19.30 horas, saltó la alarma de una vivienda que en ese momento estaba vacía. No era algo habitual.

Tras el levantamiento del cadáver, ya de madrugada, la Policía Nacional ha continuado realizando pesquisas y esta mañana agentes de la Policía Científica han estado durante más de tres horas y media recabando información, tomando huellas y requisando objetos del piso de la víctima y del edificio para su análisis. El cuerpo de la víctima fue trasladado para practicarle la autopsia, de la que todavía no se conocen los resultados. Todas las líneas de investigación están abiertas, aseguran desde la Subdelegación del Gobierno, y no hay ningún detenido.

Varias declaraciones

Durante toda la mañana de hoy se han sucedido las declaraciones en comisaría de vecinos y conocidos de la víctima. Aunque no existe información oficial, lo cierto es que una de las personas que han sido llamadas a declarar en las primeras horas tras el hallazgo del cadáver fue el novio o exnovio de la fallecida. Se trata de un lucense con el que mantenía -o habría mantenido- una relación durante bastante tiempo, aunque Cristina seguía viviendo sola. En los veranos solían ir de vacaciones juntos a San Cibrao, en la Mariña lucense, y algunas fuentes apuntan a que esa relación podría haber terminado. En cualquier caso, la Policía dejó en libertad a este hombre porque no vio ningún indicio que lo relacionase con la muerte.

Por otra parte, algunas fuentes aseguran que habría un hombre del barrio donde ocurrió el asesinato que podría tener cierta obsesión con la víctima, que sería una de las líneas de investigación con que las que trabaja ahora la Policía.

La subdelegada del Gobierno en Lugo inaugurando unas jornadas sobre violencia machista este lunes por la mañana
La subdelegada del Gobierno en Lugo inaugurando unas jornadas sobre violencia machista este lunes por la mañana manuel guede

La subdelegada explica que no hay evidencias sobre el caso por el momento

Por ahora  «están abiertas todas las líneas de investigación», según indica la subdelegada del Gobierno, Isabel Rodríguez, que precisamente inauguró este lunes en Lugo unas jornadas sobre violencia machista.

Desde la Subdelegación del Gobierno en Lugo confirmaron la «muerte violenta» y explicaron que el operativo policial está llevando a cabo todas las pesquisas necesarias para esclarecer los hechos. El Juzgado número 1 de Lugo es el que lleva el caso y ha decretado el secreto de sumario.

Una trabajadora muy conocida en Lugo, y valorada por clientes y vecinos

Cristina Cabo Buján era la menor de cinco hermanos y su familia estaría vinculada al barrio lucense de Albeiros. Trabajadora y vitalista, tras trabajar como dependienta en varios comercios de la ciudad, en el 2015 se incorporó a A despensa do avó Francisco, una tienda de alimentación ecológica y frutería situada en la calle Mallorca que unos años más tarde pasó a regentar ella misma.

Cuentan los vecinos que Cristina era una mujer sonriente, que siempre iba andando rápido a todos lados, llena de energía, y que llevaba una vida de lo más normal. Tuvo pareja durante un largo tiempo y ahora podría mantener una relación con otra persona, aunque en el vecindario aseguran que siempre la veían sola.

En el barrio de A Milagrosa, donde se encuentra el establecimiento en el que despachaba, era muy apreciada. Tenía mucha afinidad con la gente del lugar y los comerciantes próximos, que la recuerdan como una mujer «maravillosa» y que no se metía con nadie.

Comprometida con su tiempo, Cristina formaba parte de la Plataforma Feminista de Lugo y el año pasado había sido la encargada de leer el manifiesto del colectivo durante el 8-M.

Consternación en la ciudad

La noticia del asesinato de Cristina Cabo conmocionó a quienes la conocían y a la sociedad lucense en general. Gente allegada a la mujer reconocía encontrarse consternada y no acababa de creerse lo sucedido. «Ela era unha moi boa persoa que só se rodeaba de xente boa», la definía alguien muy próximo que pedía luz sobre lo sucedido. «Queremos saber o que pasou». Esa preocupación se extendía entre los vecinos y los conocidos, que reseñaban que la falta de detenidos implica que en estos momentos hay un criminal suelto. «Pensar que nestes momentos esa persoa está libre por aí...», comentaba una vecina al conocer lo sucedido.

«Era unha rapaza moi alegre, sempre estaba contenta» o «non se metía con ninguén, non é xusto», son algunas de las frases con las que los vecinos hablan de Cristina, que llevaba una vida de lo más normal que quedó truncada este fin de semana.

En la tienda que Cristina regentaba en el barrio de A Milagrosa a mediodía se agolpaban varios ramos de flores y velas en recuerdo de la mujer asesinada.

Repulsa por el asesinato

A la espera de que se esclarezca el caso, las muestras de repulsa se multiplicaban este lunes en Lugo. La alcaldesa, Lara Méndez, fue de las primeras en manifestarse. «Dende o Concello de Lugo rexeitamos e condenamos toda a violencia, especialmente a de xénero e familiar, e trasladamos tamén o noso cariño e solidariedade coas familias e persoas achegadas á vítima», dijo la regidora. «Era una mujer muy comprometida, todas las compañeras están absolutamente destrozadas, es un suceso que no tiene nombre», señalaba a Efe. «Esta madrugada lo supimos y todavía no lo podemos creer. Era mujer preciosa, no podía ser más generosa de lo que era, ni más buena gente. Esto es incalificable, asesinada a cuchilladas en su casa. Qué sentido tiene esto».

A la derecha, Cristina, una lucense muy querida en el barrio de A Milagrosa que fue asesinada este domingo

Cristina Cabo Buján, una mujer vitalista y un ángel del barrio de A Milagrosa asesinada a puñaladas

LA VOZ

Cristina Cabo Buján era una mujer vitalista, alegre, agradable, amable, eficaz y comprometida. Son algunos de los adjetivos que usan los que la conocieron bien. Su vida acabó este domingo por la noche en su casa de la Rúa Quiroga, en la ciudad de Lugo. La mataron a puñaladas.

Cristina, que tenía 42 años, era la pequeña de cinco hermanos, tenía raíces en el barrio lucense de Albeiros y, como explica todo su entorno, era agradable y dulce a partes iguales.

Regentaba desde antes de la pandemia A Despensa do Avó Francisco, una pequeña tienda local y de proximidad con espíritu ecológico ubicada en el barrio de A Milagrosa. Este lunes permanece cerrada por lo sucedido y varios ramos de flores adornan la reja del establecimiento para recordar a Cristina.

Seguir leyendo