Una empresa se postula para tirar el Garañón de Lugo por 578.000 euros

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

El Garañón de Lugo
El Garañón de Lugo ALBERTO LÓPEZ

Tres firmas se presentaron a la licitación para redactar el proyecto y derribar el edificio y la de Xestión Ambiental de Contratas es la más barata

23 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Una empresa viguesa, Xestión Ambiental de Contratas, va camino de ser la elegida para demoler el edificio más polémico de Lugo, el Garañón. La compañía es la que la administración municipal ha propuesto para redactar el proyecto de derribo y demoler el edificio, después de comprobar que su oferta era la más económica de las tres que se presentaron a la licitación para acabar con el mamotreto. La propuesta de la empresa es acometer las dos tareas (el proyecto y su ejecución) por 578.000 euros, casi 400.000 euros menos de lo que el Concello de Lugo estimó en su día que podría costar.

Hace dos meses, el 26 de julio, la alcaldesa, Lara Méndez, anunció que iniciaba los trámites para demoler el Garañón de forma subsidiaria si el promotor no lo hacía, tal y como determinó la Justicia. En ese momento el edil de Urbanismo, Álvaro Santos, explicó que se concedía al constructor un plazo de dos meses para hacerse cargo de los trabajos pero que, paralelamente el Concello iniciaría los trámites para derribarlo él mismo. Esto se explica porque entienden en las oficinas municipales que si en todos estos años el promotor no había hincado la piqueta al edificio, difícilmente lo haría ahora.

Con este contexto, el Concello sacó a concurso la redacción del proyecto de derribo, que determinará además qué sistema se emplea para tirarlo, y las obras en sí. Cubierto el plazo establecido, tres empresas se presentaron al concurso: Excavaciones J. Carreira, Rivera Navarra y Xestión Ambiental y de Contratos. Al tratarse de un concurso que prioriza la oferta económica, esta última ha sido la elegida y que se ha propuesto en la mesa de adjudicación.

En su día, el Concello había calculado que actuar en los 18.662 metros cuadrados podría requerir 965.000 euros, pero la oferta de la compañía viguesa es notablemente más barata. En todo caso, en cuanto se adjudique, habrá un plazo para presentar alegaciones y, si finalmente se hace con el contrato, no podrá activarlo hasta que se lo indique el Concello de Lugo, puesto que en caso de que el promotor interviniese, el Ayuntamiento pararía. Se trata, por tanto, de un contrato subsidiario y será el Concello el que indicará a la empresa viguesa cuándo puede iniciar la redacción del proyecto de demolición. En cuanto se active, la compañía dispondrá de dos meses para planificar la demolición y otros ocho para ejecutarla.

El propietario de O Garañón (ahora lo gestiona un administrador concursal) ya presentó en su día alegaciones para intentar suspender el procedimiento, pero fueron desestimadas, y aunque el plazo no finalizaba hasta el día 25, también ha presentado un recurso de reposición. Se entiende que está recurriendo a todas las vías para evitar acabar pagando la factura de una demolición que cada vez está más próxima.

El paso del documento por la mesa de adjudicación no despeja sin embargo las dudas que tiene el PP lucense, que alerta de que «de momento non se poden tirar as torres das costas do parque xa que non hai negociado ningún acordo coa propiedade destes edificios». En esa línea, los populares ven en la adjudicación sin plazos un engaño hacia la ciudadanía, puesto que «se trata dun contrato inexecutable e condicionado ás negociacións coa propiedade que pide máis de 20 millóns de euros de indemnización».