Terrazas

antón grande

LUGO CIUDAD

14 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

En Lugo las terrazas han llegado para quedarse. De hecho se puede hablar de dos tiempos: el anterior a la pandemia, con un par de terrazas en el centro y para de contar, y el posterior a la pandemia, con un terraceo que se ve reflejado en la mayor parte de las calles lucenses.

Hace un par de años daba la impresión de que los lugueses desconfiaban de las terrazas; consideraban posiblemente que era algo propio de lugares cálidos, como el centro peninsular o la costa mediterránea, pero que aquí no cuadraban por la climatología fría y húmeda. Hace años, viajando por países como Bélgica u Holanda, con una climatología similar a la nuestra, observaba como las plazas estaban abarrotadas de terrazas cubiertas, con esas estufas que tanto se ven ahora aquí y pensaba, ¿por qué no se hace algo similar en Galicia?

Tuvo que ser la pandemia quien llevase a razón a mis paisanos. De repente en Lugo se descubrieron las terrazas y gracias también al apoyo municipal que permitió su instalación, incluso sin cobrar tasas, las aceras y parte de las zonas de carga y descarga se poblaron de mesas y sillas, de cierres en un principio bastante rústicos y poco estéticos que, en general, fueron mejorando con adornos, flores, carpas e incluso suelos de césped artificial.