Una bañera nórdica para desconectar en medio de abedules y carballos

Lorena García Calvo
lorena garcía calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Óscar Cela

Las Cabanas das Chousas, en Lugo, han incorporado una instalación típica del norte de Europa que se calienta con leña

05 sep 2022 . Actualizado a las 18:44 h.

Hace un año, las Cabanas das Chousas abrieron sus puertas en O Veral, Lugo. En el corazón de la Reserva da Biosfera, Pablo Yanes y Verónica Cela apostaron por crear un rincón idílico en el que sus huéspedes pudiesen desconectar del ruido y reconectar con la naturaleza. Disfrutar. El primer «glamping» de la provincia se puso en marcha con tres cabañas de madera que rezuman calidez y que a lo largo de los últimos doce meses han sido testigo de cómo clientes llegados de toda España caían rendidos a un espacio casi mágico.

Pero Verónica y Pablo querían seguir mejorando la inmersión en la naturaleza que ofrecen en su complejo y, tras repasar opciones, decidieron instalar una bañera nórdica, probablemente la primera que un negocio tiene en Galicia. Un guiño más al reencuentro con la vida al que invitan las Cabanas das Chousas.

En una esquina del recinto, a un puñado de metros del río Mera, colocaron la bañera. Una instalación al aire libre, rodeada de carballos y abedules, que sugiere una experiencia totalmente sensorial: sumergirse en agua en una inmensa bañera calentada con leña y situada a cielo descubierto mientras llueve, hiela, hace sol o brillan las estrellas.

«A xente que a probou di que é unha experiencia única, cremos que é a primeira instalada en Galicia e ata o momento todo o mundo que a gozou saíu encantado», describe Yanes, que siguiendo la línea cuidada de las cabañas, se encarga, con velas y otros detalles, de elevar todavía más la experiencia.

«Este tipo de bañeiras empezaron a usarse de xeito particular nos países nórdicos. Soen tela no exterior, en zonas de neve ou ao lado dun lago, e eles fan o contraste, pasando da auga moi quente á xeada», describe el propietario. En las Cabanas das Chousas, para facilitar este contraste sin tener que zambullirse en el río, construyeron una ducha al aire libre junto a la bañera, de forma que todo se mimetiza con el entorno.

Hasta el momento, solo los clientes que acuden a las cabañas pueden disfrutar del servicio, que está operativo durante todo el fin de semana y para el que únicamente tienen que reservar hora. Luego, ya solo les queda disfrutar el tiempo que necesiten. Salvo los niños menores de seis años, para los que, por tensión, está desaconsejada.

Abrieron al público en febrero del 2021
Abrieron al público en febrero del 2021 Óscar Cela

Madera termotratada y leña

Pero, ¿qué es realmente lo que diferencia a una bañera nórdica? Su sistema de calefacción, el más natural y respetuoso que hay. «Todo é ecolóxico porque o modo de quecemento é meter leña nun depósito que está rodeado de auga e que a quenta directamente», explica el propietario. Y es que en las Cabanas das Chousas el respeto por el medio ambiente y la apuesta por la sostenibilidad funcionan a modo de hilo conductor del proyecto.

En cuanto al habitáculo de la bañera, con capacidad para seis personas, está construido con madera termotratada y para depurar el líquido emplean un sistema de ozono.

«É perfecto, e cando mellor se está é á noite, nos días de xeada, ou pola mañá. Cando saes é unha sensación especial, o contraste é marabilloso», comenta un usuario asiduo. Un argumento más para disfrutar de la naturaleza sumergido en ella.