Villamide interviene en el convento atribuido a Francisco de Asís

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Villamide junto a los muros que doró en el convento de los Franciscano de Huete, Cuenca
Villamide junto a los muros que doró en el convento de los Franciscano de Huete, Cuenca

El artista de Lugo pinta los muros interiores del templo de Huete, en Cuenca

13 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El artista Christian Villamide (Lugo, 1966) sigue reflexionando sobre los cambios que produce la acción del hombre en la naturaleza, la construcción del paisaje, la idea de territorio y la especulación o mercantilización de los espacios naturales. Después de su éxito en sus últimos proyectos en el CGAC y en el CAB de Burgos, ambos en el 2019, entre otros espacios, regresa este invierno a otro punto importante de su trayectoria como creador, Huete, en Cuenca.

Villamide presenta «Ausencia», la primera obra de arte contemporáneo en espacio público en el municipio conquense. Esta intervención se enmarca en la programación del Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuente. El proyecto de Villamide ha consistido en dorar dos muros de ladrillo de casi cinco metros de altura, que se levantaron dentro del edificio original de lo que fue el convento de los franciscanos de Huete (desde el siglo XIII a 1827) y cuya fundación está atribuida a Francisco de Asís.

La obra del creador lucense, que se puede ver hasta el 30 de marzo, está próxima a lo que fue la entrada de la nave de la iglesia. Al fondo de este espacio crecen los árboles más altos, situados en el lugar que habría pertenecido al retablo (muy probablemente decorado en su momento con pan de oro). «La imagen resultante nos sugiere reflexionar en torno a la metamorfosis de la madera de los árboles transformados en un retablo y este, a su vez, con el paso de los años, vuelto a convertirse en árboles. Ahora vemos un espacio arquitectónico cubierto de maleza y vegetación, que da cuenta muy explícitamente de una relación de coproducción siempre en proceso entre lo natural y lo cultural», señala el artista y comisario cultural Mario Guixeras.