Guiñarle un ojo a la muerte

José Ramón Alonso de la Torre
J.R. Alonso de la torre REDACCIÓN / LA VOZ

LUGO CIUDAD

MONICA IRAGO

A las esquelas gallegas con mote y a las portuguesas con foto, hay que sumarles las que llevan emoticonos

01 nov 2021 . Actualizado a las 21:14 h.

Los Puente de los Santos, los Difuntos y las lluvias torrenciales. A pesar de este fin de semana tropical de chaparrones tremendos, nadie va a dejar de cuidar las tumbas de sus muertos y los aguaceros y el ulular del viento favorecerán las narraciones tenebrosas sobre difuntos, castañas, santas compañas, esquelas y cementerios en la tierra donde se inventaron los zombis: esos muertos vivientes que, convertidos en lagartijas, ratones o culebras, caminan o reptan en busca de la ermita de San Andrés. de Teixido.

Cementerios… Conocí a una señora de Corrubedo que había comprado una tumba frente al océano. Cada tarde iba a visitarla, se sentaba en ella, miraba el mar y suspiraba: «Qué boas vistas vou ter!». Cementerios con vistas, cementerios turísticos, cementerios culturales… En el cementerio barcelonés de Montjuic han abierto una estupenda biblioteca de 3.600 libros y documentos que tratan sobre el rito funerario. Es la biblioteca especializada en la muerte más grande de España y la segunda de Europa. Otro cementerio ejemplar es el San José de Granada: data de 1805 y es considerado el segundo más antiguo de España tras el de Poblenou en Barcelona, que es del siglo XVIII. En el cementerio de Granada hay una tumba donde las novias colocan sus ramos de flores antes de casarse para evitar tener un accidente el día de su boda. Lo hacen en la creencia de que la tumba pertenece a una joven que murió el día que se iba a casar. La realidad es que la fallecida se llamaba Dolores y, cuando murió, no era joven ni se iba a casar.

En Lugo, hay un jardín de los aromas en el cementerio de San Froilán. Es una especie de huerto de plantas aromáticas con columbarios, situados al pie de la lavanda o del romero para que se entierren en ellos las cenizas de los difuntos lucenses. Otro cementerio singular es el de Westerveld, en Holanda, convertido en jardín de mil flores que cuenta con sus propias colmenas y la consiguiente miel del cementerio. Sin embargo, el futuro de los cementerios está en cuestión si se cumplen los pronósticos de la patronal de funerarias (1.700 empresas y 9.500 profesionales en España), que auguran que, dentro de diez años, el 70% de los fallecidos serán incinerados.