Hace 30 años, el campus de Lugo quería lograr la ingeniería de Montes

Xosé María Palacios Muruais
xosé maría palacios LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Vista de la Escola Politécnica Superior de Lugo, donde se imparen varias ingenierías relacionadas con el mundo agrícola, ganadero y forestal
Vista de la Escola Politécnica Superior de Lugo, donde se imparen varias ingenierías relacionadas con el mundo agrícola, ganadero y forestal ÓSCAR CELA

Las enseñanzas relacionadas con el campo suponían unos 3.000 alumnos

11 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Lugo ciudad tenía una escuela de peritos agrícolas y una de Magisterio y dio un estirón en los años setenta, cuando se puso en marcha el Colegio Universitario. Iniciada la década de los ochenta, la creación de la Facultade de Veterinaria fue el punto destacado de una expansión que acabó por hacer de la capital lucense una ciudad universitaria. El campus de Lugo quedó integrado en la Universidade de Santiago de Compostela (USC), pero manteniendo, al mismo tiempo, una fuerte conexión con la realidad agrícola y ganadera de la provincia.

La escuela de peritos agrícolas, que inició su actividad en la década de los sesenta, aportó ingenieros técnicos al sector público y al privado y captó alumnos más allá de Galicia. La presencia de ese centro fue un primer paso para la actual Escola Politécnica Superior, que hace 30 años combinaba enseñanzas asentadas con otras que eran un anhelo de la sociedad lucense.

En 1991, en la conferencia inaugural del curso académico, Antonio Rigueiro, entonces director de la Escola Técnica Superior de Enxeñeiros Agrónomos, destacó logros como la creación de la Facultade de Ciencias, el comienzo del ciclo de enseñanzas forestales o la inauguración del edificio de Veterinaria; sin embargo, no se olvidó de cuestiones que entonces eran reivindicaciones en Lugo y en otras ciudades gallegas: así, recalcó que la ciudad era un lugar ideal para la ingeniería de Montes, a la que también aspiraba Pontevedra.