La «no reunión» entre BNG y los vecinos: 40 minutos debatiendo sobre cuántos debían subir

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

La Federación exigía que todos los representantes vecinales pudiesen participar en la reunión
La Federación exigía que todos los representantes vecinales pudiesen participar en la reunión L.G.C.

El encuentro para abordar las líneas de autobús no tuvo lugar y el Bloque ofreció al colectivo un nuevo encuentro para tratar zona por zona sus sugerencias

15 sep 2021 . Actualizado a las 19:54 h.

Cuarenta minutos. Ese fue el tiempo que duró la «no reunión» entre el BNG y la Federación de Veciños Lucus Augusti. Tras semanas de reproches, el socio de gobierno y el colectivo que preside Jesús Vázquez tenían previsto ayer a mediodía un cara a cara para debatir sobre las líneas de autobús, pero un desacuerdo en el número de participantes impidió que se celebrase el encuentro, aplazado ahora a la espera de que los vecinos den su visto bueno.

La Federación se presentó en el Concello con una quincena de representantes de distintas asociaciones. Todos querían participar en la reunión a pesar de que el Bloque ya les había advertido que se celebraría en el despacho de Arroxo y que por lo tanto solo podían acudir dos representantes. Ahí arranca el desacuerdo. El presidente de los vecinos asegura que no se les comunicó por escrito la limitación de asistentes hasta el martes, y que para entonces ya habían movilizado a mucha gente a la que no podían desconvocar. Desde el BNG, sin embargo, sostienen que ya estaban avisados.

El caso es que una quincena de integrantes de la Federación acudieron a los soportales del Concello y acordaron que dos de ellos (el portavoz, Fernando Rois, y el secretario, Luis Abel), subirían al despacho de Arroxo para decirle que o entraban todos o no había reunión. Así lo hicieron, pero ese aviso acabó durando 40 minutos.