Las aceras de Redes

Javier Guitián
Javier Guitián EN OCASIONES VEO GRELOS

LUGO CIUDAD

M.MORALEJO

03 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La aparición de las aceras, en su sentido actual, se sitúa a finales del siglo XVIII, lo que supone un paso en la modernidad de las ciudades al delimitar la superficie de circulación de carruajes y otros vehículos, reservando una parte, no necesariamente alzada, a los peatones. A partir de esa época, las aceras pasan a formar parte de las principales avenidas urbanas generalizándose con el paso del tiempo su presencia en el paisaje urbano.

Resumiendo, la existencia de las aceras, como espacio reservado a los peatones, supone un avance en la construcción de el espacio urbano y su ausencia, o mal uso consentido, refleja el atraso o la incultura. Permitir su ocupación, no reglada, supone un ejemplo de desidia por las autoridades municipales además de un rasgo de mala educación por quienes la invaden.

Pues bien. Muchos de nuestros pueblos, conocidos por su belleza o su entorno sobresaliente, y sometidos a una fuerte presión turística, han reaccionado a la invasión de los espacios peatonales limitando el acceso de vehículos; pueden visitar Peñalba de Santiago en El Bierzo e O Cebreiro en Lugo para verlo. Otros, al contrario, han habilitado áreas temporales de aparcamiento con la misma finalidad sancionando el asedio de las áreas peatonales.