Operación Carioca: la Audiencia señala al policía fallecido y absuelve al exinspector de la Brigada de Extranjería de Lugo

André Siso Zapata
André S. Zapata LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

El exinspector jefe de la Brigada de Extanjería de Lugo, Evaristo Rodríguez, entrando en la Audiencia Provincial
El exinspector jefe de la Brigada de Extanjería de Lugo, Evaristo Rodríguez, entrando en la Audiencia Provincial ALBERTO LÓPEZ

El único condenado ha sido el abogado que captaba clientes para su despacho privado durante sus horas de trabajo como funcionario en comisaría

28 jul 2021 . Actualizado a las 20:42 h.

El 8 de noviembre del año 2009, la sección de Asuntos Internos de la Guardia Civil entró en la comisaría de la Policía Nacional de Lugo para llevar a cabo una de las redadas más importantes que se recuerda en España en el ámbito de la falsedad documental. Este registro fue uno de los momentos clave de la instrucción de la que terminó siendo una de las piezas principales de la llamada Operación Carioca, dirigida por la jueza Pilar de Lara. En esta ocasión, los investigados eran varios agentes de la Brigada de Extranjería, sección en la que, según las investigaciones, se falsificaban informes policiales para conseguir prórrogas en permisos de residencia de prostitutas y personas cercanas a ese negocio. Doce años después, solo dos personas llegaron al juicio, el por aquel entonces inspector jefe de la brigada, Evaristo Rodríguez, y un abogado funcionario de la unidad, Germán Pumares.

La Audiencia Provincial de Lugo anunció este miércoles la condena por un delito de negociaciones prohibidas contra el abogado que ejercía como funcionario en la Brigada de Extranjería de Lugo durante los años 2006 y 2007. Sin embargo, la decisión más notable de esta sentencia es la de absolver al otro imputado del proceso, Evaristo Rodríguez, exinspector jefe de la sección, y a quien le pedían hasta nueve años de prisión. Para librarle de esa pena, la Audiencia se justificó señalando a Eduardo Castro, su inmediato inferior en la cadena de poder y también investigado hasta su fallecimiento, como principal responsable de la falsificación de prórrogas de permisos de residencia para dos prostitutas brasileñas. 

La Sección Segunda de la Audiencia condena, por lo tanto, a 18 meses de suspensión de empleo o cargo público a Germán Pumares, exfuncionario de la Brigada de Extranjería de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, por un delito de negociaciones prohibidas a los funcionarios. Además, el tribunal, que ha tenido en cuenta la «atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas», le ha impuesto el pago de una multa de 1.620 euros y lo ha absuelto de un delito de uso de secreto o información privilegiada.