El nuevo «triángulo de las Bermudas» de la noche lucense toca a su fin

André Siso Zapata
ANDRÉ S. ZAPATA LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

La Barrica. Situada en la Rúa Salvador de Madariaga, fue escenario del apuñalamiento de un joven el pasado mes de enero, además de decenas de fiestas.
La Barrica. Situada en la Rúa Salvador de Madariaga, fue escenario del apuñalamiento de un joven el pasado mes de enero, además de decenas de fiestas.

La policía propone cerrar los tres locales más problemáticos del ocio nocturno: La Máquina, La Barrica y Deluxe

10 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los pubs La Máquina, La Barrica y Deluxe no volverán a abrir al público. Al menos esa es la intención de la Policía Local de Lugo, que trasladó de forma oficial su propuesta de clausurar definitivamente estos establecimientos. Las razones son variadas, pero los incumplimientos de las medidas anticovid son una constante en todos ellos, donde se han llegado a producir episodios muy violentos en los últimos meses. Con el apoyo del Concello de Lugo, por lo tanto, estos tres establecimientos, que conforman el nuevo «triángulo de las Bermudas» del ocio nocturno lucense podrían tener sus días contados.

Para muchos de los vecinos de la Rúa Salvador de Madariaga y de la Rúa Camiño Real, esta decisión llega más tarde de lo debido. Son innumerables los problemas que han provocado estos locales en los últimos años, según dicen, algo que empeoró con la llegada de la pandemia y los incumplimientos de las normativas anticovid. En ellos se han presenciado peleas, excesos de aforos, trapicheo de drogas e incluso apuñalamientos.

La Máquina. Una fiesta que se fue de hora en mayo terminó con el dueño detenido y significó el principio del fin de la actividad del local.
La Máquina. Una fiesta que se fue de hora en mayo terminó con el dueño detenido y significó el principio del fin de la actividad del local.

EL ANTERIOR «TRIÁNGULO»

Bares en las rúas Poeta Cabanillas y Tui. Esta denominación no es nueva. La primera vez que se usó, hace un lustro, se refería, sin embargo, a otro grupo de locales. Se ubicaban en las rúas Poeta Cabanillas y Tui, y daban a los vecinos unos problemas muy similares a los que estos tres establecimientos provocan ahora, solo que con una mayor afluencia de público dado que, por aquel entonces, la posibilidad de una pandemia mundial era solamente una idea irreal que se paseaba por las cabezas de los científicos más implicados con esos asuntos.