Un profesor lucense presentará una investigación en Oxford: «Lo que ahora facilita en exceso a nuestro cerebro, lo debilitará»

Lorena García Calvo
lorena garcía calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Juan Pablo Fernández Abuín
Juan Pablo Fernández Abuín

Juan Pablo Fernández Abuín expondrá parte de su trabajo de investigación sobre cómo la tecnología está cambiando los patrones cognitivos

07 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El lucense Juan Pablo Fernández Abuín, profesor de secundaria en el colegio Franciscanos y en la UNED de Lugo, acudirá el próximo día 21 de julio a la Universidad de Oxford para presentar en una conferencia su trabajo posdoctoral en el congreso International Conference on Interdisciplinary Social Sciences. La invitación para presentar su investigación en la universidad británica le llegó a raíz de un congreso al que asistió en Berkeley y en el que se interesaron por su estudio en materia de educación. Allí regresará el próximo año para presentar la investigación completa.

En su ponencia en Oxford, Fernández Abuín, nacido en Outeiro de Rei, abordará los cambios mundiales y el papel del conocimiento como principal factor de producción en la sociedad, y cómo este está cambiando con las nuevas tecnologías. Su investigación gira sobre la integración de esas tecnologías digitales en la educación y el llamado proceso atencional, que es la fase que precede a la memoria, y que está directamente relacionada con la capacidad de aprendizaje que tiene el ser humano. Durante la investigación para su trabajo posdoctoral, el profesor analizó a universitarios de diferentes países y constató que «las tecnologías están modificando los patrones cognitivos de la población».

Según explica el investigador, nuestro cerebro tiende a automatizar los procesos cognitivos de la vida diaria para, en futuras ocasiones, resolver los problemas con menor esfuerzo y así ahorrar energía. Es decir, de alguna manera interioriza los procedimientos para luego realizarlos de una manera más mecánica. Sin embargo, el estudio con universitarios realizado por Fernández Abuín constató que la tecnología está modificando los patrones cognitivos de la población y que existe un «abuso de la tecnología digital» para externalizar procesos cognitivos en actividades de baja demanda neuronal. Esto, unido por ejemplo a escasas destrezas en tareas como la lectura, contribuye a «limitar la velocidad de procesamiento, la memoria a corto plazo y el desinterés por las búsquedas en la propia memoria». Todo esto, en conjunto, a ojos de Fernández Abuín, tiene como consecuencia que «lo que ahora facilita en exceso a nuestro cerebro, lo debilitará».

Bajo nivel de atención

Durante su investigación, el profesor lucense detectó que más del 64 % de los universitarios estudiados presentaba niveles muy bajos de atención sostenida, algo clave a la hora de incorporar aprendizajes. Con esta recopilación de datos, el trabajo de Fernández Abuín rebate la hipótesis extendida de la tan traída multitarea. Sostiene que nuestro cerebro no es capaz de realizar con la misma eficacia, y en paralelo, varias actividades tecnológicas que requieran procesar información. Según él, «nuestro cerebro oscila de una actividad a otra de forma secuencial, desplazando a la memoria de trabajo estas actividades y decidiendo según nuestro criterio de relevancia cuál atendemos y cuál no».

Esto, en consecuencia, lleva a los alumnos a perder eficacia y a un pensamiento analítico cada vez más superficial. «La tecnología», lamenta el investigador lucense, «está socavando lo que nos ha diferenciado como especie».

Héctor Ruiz, investigador: «Ignorar las distracciones es algo que agota a tu cerebro»

JAVIER BECERRA

Entendiendo cómo funciona el cerebro por dentro se puede comprender mejor el aprendizaje. El biólogo e investigador en los campos de la psicología cognitiva de la memoria y el aprendizaje Héctor Martín lo ha plasmado en Aprendiendo a aprender (Vergara), un manual que pretende precisamente mejorar la capacidad de asimilar conocimiento, descubriendo todo el complejo engranaje que existe en nuestras cabezas.

-¿Uno nace inteligente o se hace? ¿Si yo me esfuerzo puedo serlo más o me tengo que conformar con lo que soy?

-Actualmente, hay un consenso en la comunidad científica de que estaríamos en un 50 % de un lado y un 50 % del otro. Hay una parte innata y biológica que es innegable. La otra es ambiental. Ocurre lo mismo con la inmensa mayoría de las habilidades.

Seguir leyendo