Investigan a una animalista de Lugo que tenía más de 17 perros que ahora están muertos o desaparecidos

María Guntín
María Guntín LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Foto de archivo de la protectora de Lugo
Foto de archivo de la protectora de Lugo OSCAR CELA

Varios de los animales estaban en la protectora de Lugo, que denunció los hechos al no tener noticias de los canes

04 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La Fiscalía Provincial de Lugo investiga a una lucense que fue denunciada por la Protectora de Animales y Plantas de Lugo. La mujer llegó a tener más de 20 perros y los informes que llegaron hasta el juzgado recogen que en menos de un año, al menos 17 de los canes están muertos o continúan en paradero desconocido hasta el momento.

Los fiscales especialistas de Medio Ambiente tramitaron diligencias tras recibir la denuncia de la sociedad, que dio en acogida ocho perros a la investigada. Seis de los canes han muerto, según han podido comprobar en el juzgado y tras recibir la documentación facilitada por la sociedad lucense. Además, hay 11 animales que también podrían estar muertos o en paradero desconocido. En total, las pruebas preliminares demuestran que a nombre de la investigada figuran al menos 24 perros que adoptó o acogió temporalmente.

Procedimiento

La investigación ha sido archivada, pero ratificó que los hechos se produjeron de la siguiente manera: la animalista se ofrecía como adoptante y casa de acogida de animales que estaban en la protectora lucense. Desde el momento en que salían de las instalaciones de Muxa se les perdía la pista y no se volvía a saber nada de ellos. La sociedad de animales de Lugo reafirmó en su denuncia que desconocía el paradero de los animales que había dado en adopción y que pudo confirmar la muerte de otros cinco canes que dio en acogida a la investigada. Las causas de los decesos, según la información a la que tuvo acceso la Fiscalía, son las siguientes: muerte natural; atropello y eutanasia. Esta última, presuntamente bajo el criterio de un veterinario.

Muchas bajas en un día

Las contradicciones en torno a este caso empiezan al constatar que muchas de las bajas de los microchips, tal y como recoge la información presentada por la protectora, fueron tramitadas en un mismo día. Sin embargo, las fechas no coincidían puesto que la lucense publicó en redes sociales imágenes de sus animales e incluso difundió vídeos en directo en fechas posteriores a las muertes oficiales de los mismos.

Cuando empezaron las pesquisas, en octubre de 2020, la lucense cerró su cuenta de Instagram, que hasta entonces era de acceso público. Se deshizo además de parte del material que la vinculaba con los perros que había acogido o adoptado.

Problemas cardíacos, intoxicaciones, epilepsia o muertes repentinas son algunas de las causas de muerte recurrentes que recoge el informe que recibió la Fiscalía de Medio Ambiente. En cuanto a las peticiones de eutanasia que hizo la investigada, realizó varias y a distintos veterinarios, pero buena parte de los profesionales denegaron las súplicas al constatar que no había motivos para sacrificar a los animales.

En los últimos años, la investigada continuó realizando adopciones. Además de perros, llegó a tener otros animales como yeguas, cabras, cobayas o corderos. Actualmente, figura como propietaria de al menos siete perros, tres gatos y una yegua, además de una cabra.

Docenas de animales

Asociaciones, particulares y protectora de Lugo hicieron entrega de los animales y no volvieron a tener noticias de los mismos. Fue entonces cuando empezaron las pesquisas del círculo más estrecho de la investigada, que concluyeron en una denuncia que finalmente ha sido archivada por falta de pruebas.