Trece conductores borrachos y dos ruidosas fiestas, el balance de la policía de Lugo este Arde Lucus

La Voz LUGO

LUGO CIUDAD

Imagen de archivo de la Policía Local de Lugo
Imagen de archivo de la Policía Local de Lugo ALBERTO LÓPEZ

Los agentes también acudieron a la rúa da Saúde porque un hombre ebrio y semidesnudo estaba a las puertas de la casa de su expareja

21 jun 2021 . Actualizado a las 11:14 h.

La Policía Local de Lugo estableció diversos controles de alcoholemia y drogas en distintos puntos de la ciudad, especialmente en el centro urbano, con motivo de la celebración del Arde Lucus. Se detectaron 13 conductores que arrojaron un resultado positivo en las pruebas de detección alcohólica a las que fueron sometidos. Cinco de los conductores arrojaron una tasa superior a 0,50 mg/l, lo que lleva aparejado una multa de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del carné de conducir. En estos controles también se detectaron dos personas con tasas de 0,79 y 0,75, por lo que los funcionarios abrieron diligencias por un delito contra la seguridad vial. Además, fueron identificadas dos personas que no tenían carné de conducir y una de ellas arrojó además una tasa positiva en el control de alcoholemia.

En cuanto a las fiestas celebradas el fin de semana, la policía tuvo que intervenir pasadas las cuatro de la madrugada del sábado en un domicilio de la calle Isaac Díaz Pardo. Fueron los vecinos los que dieron la alarma y los funcionarios identificaron al responsable del jolgorio. Unos minutos más tarde otra patrulla se trasladó a un garaje de la calle Salmón, lugar en el que se estaba celebrando una fiesta con diez asistentes.

Semidesnudo y acosando a su expareja

El sábado por la noche los policías de Lugo identificaron a un hombre desnudo de cintura para arriba que gritaba y amenazaba a los viandantes en la calle da Saúde. Al tratar de hablar con él para saber qué sucedía, se abalanzó sobre uno de los agentes para intentar darle una patada. Fue inmovilizado y detenido, además de trasladado a un centro médico para su valoración. Allí averiguaron que el detenido tuvo una relación sentimental con una persona y que cada vez que se emborracha regresa al lugar en el que esta reside y empieza a increparla.