El 2020 en Lugo: el año con menos nacimientos y con mayor tasa de mortalidad

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

En las urgencias del HULA se tuvo que habilitar el pasado 2020 una zona específca para pacientes covid
En las urgencias del HULA se tuvo que habilitar el pasado 2020 una zona específca para pacientes covid ALBERTO LÓPEZ

Fallecieron 5.091 lucenses y nacieron 1.679, la diferencia más alta en 40 años

18 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El año 2020 marcará un antes y un después en la historia contemporánea. A lo largo del pasado ejercicio fuimos conociendo numerosas historias, noticias y anuncios relacionados con el covid y sus efectos sociales, económicos y sanitarios. Pero no existe mejor termómetro para saber qué ha ocurrido y qué consecuencias tendrá la pandemia en el futuro que los datos objetivo que presentó este jueves el INE sobre indicadores demográficos básicos y los movimientos naturales de población. Como era de esperar, en Lugo se registraron datos inéditos en la historia. 

la mayor diferencia entre defunciones y nacimientos

Caída récord de nacimientos. El número de personas que murieron durante la pandemia estuvo presente día tras días pero nos olvidamos de los nacimientos. Lugo fue una de las provincias españolas con menos fallecimientos por covid, pero aún así el pasado año se registraron 5.091 defunciones, un 5,6 % más que el año anterior, cuando hubo 4.804. Pero en la serie histórica del INE de las últimas cuatro décadas el 2020 no fue el año con mayores fallecimientos. En la pasada década se superaron las 5.100 defunciones en el 2015, 2016 y 2017. En los últimos treinta años la cifra de decesos en la provincia es estable, entre los 4.804 del 2019 (una de las más bajas) y los 5.194 del 2016. Pero la contraposición a estos datos tan negativos, que serían los nacimientos, arrojan un balance desolador para la provincia. En el 2020 se registraron 1.679 nacimientos, el número más bajo de la historia, al menos de los últimos siglos. Nunca habían nacido tan pocos niños en Lugo, y eso que la provincia ha aumentado su población inmigrante. Habrá que comprobar los nacimientos del 2021 para saber el efecto real que ha tenido la crisis económica de la pandemia sobre la natalidad, porque el dato tan bajo del 2020 no está relacionado directamente con el coronavirus. Se trata de una tendencia de los últimos tres años. Hubo un 2,6 % menos de nacimientos que en el 2019, que ya había sido récord negativo, y muy lejos del entorno de los 2.000 alumbramientos al año que se vinieron produciendo entre 1995 y el 2017, por no hablar de los 4.744 que nacieron en 1980. Como es de imaginar, si las defunciones se mantienen o incluso suben y los nacimientos decrecen, la disfunción demográfica no augura un buen futuro para la provincia. 

las peores tasas de natalidad y mortalidad

La edad media de las madres ya subió a 32,3 años. La tasa bruta de natalidad (número de nacimientos por mil habitantes) del 2020 en Lugo es la más baja de la historia, con 5,13, cuando la media española es del 7,15. A modo de comparación, en los peores años de la crisis de la pasada década la tasa se situaba alrededor del 6,5. Lejana queda la cifra del 11,67 de 1980. Solo Zamora, León, Asturias y Ourense tienen peores números, inferiores al 5. En cuanto a la tasa de fecundidad (nacimientos por mil mujeres en edad fértil, 15-49 años) Lugo se sitúa en 27,49, cuando la media española es 32,28. En 1980 estaba en 54,41. Otro dato récord es la edad media de las madres lucenses, con 32,37 años; frente a los 31,41 del 2010; los 27,3 de 1990; y los 27,2 de 1980. La capital de la provincia, por su dinamismo económico, tiene mejores cifras de tasa de natalidad (7,45 en el 2018) y de fecundidad (32,79 en el 2018). 

Por otra parte, el 2020 registró una tasa de mortalidad de 15,56, la peor junto a la del 2017. Si se compara con el 2010, aquel año se situaba Lugo con 13,67 y en 1980, en 11,26. La provincia lucense se halla entre las peores de España, junto con todas las de la franja oeste del país, Teruel y Cuenca. La tasa bruta de mortalidad de la capital lucense sí es más baja que la provincial, con 10,08 en el 2018.

Relación entre el tipo de estudios y la edad media de fallecimiento

Entre los datos que hizo públicos el INE es muy llamativo el apartado que hace referencia a la relación entre el tipo de estudios de la persona fallecida en la provincia y la edad en la que se produjo el deceso. A modo de ejemplo, y cogiendo tres franjas de edad inferiores a los 70 años, donde la probabilidad de muerte es mayor, se pueden constatar esas diferencia. Entre 50 y 54 años, las personas con estudios de Primaria o inferiores tiene una tasa de mortalidad del 6,64. Si se tiene estudios de primer ciclo de Secundaria, ya baja a 3,43. Con segundo ciclo de Secundaria y FP, 1,85. Y con estudios superiores, 2,05. Por ejemplo, de entre 65 y 69 años, la tasa de fallecimiento con estudios básicos o sin ellos es de 12,65, mientras que con estudios superiores es de 8,55. Y si la franja de edad es de 35 a 39 años, con Primaria la tasa está en 2,71 y con carreras universitarias, 0,18. Esto viene a demostrar que la formación influye en las condiciones económicas y sociales que rodean a una persona e influyen en su salud.

Lugo sí tiene una cifra positiva en el conjunto del Estado: una de las medias de esperanza de vida en el momento del nacimiento más altas, con 83,06 años (en el 2019 fue de 83,69, el récord). Junto a Lugo se sitúan las provincias gallegas, las del País Vasco, Navarra y Burgos. La esperanza de vida en Lugo en el 2000 era de 79,59 años y en 1980, de 75,41, más de siete años de diferencia en cuatro décadas. 

La esperanza de vida a partir de los 65

Sigue siendo alta también la esperanza de vida de los lucenses a partir de los 65 años, con 21,38 años de media (19,52 los hombres y 23,16 las mujeres). Es una de las tasas más altas de España. A modo de comparación, un lucense con 65 años en el año 2000 tenía una esperanza de vida de 19,73 años; en 1990, de 17,71 años; y en 1980, de 16,80 años.

Nunca hubo tan pocos matrimonios en la historia: 674, de ellos 610 civiles

Una consecuencia evidente del covid fue la cifra de matrimonios en la provincia durante el 2020, la más baja en la historia en un solo año, con 675 (de ellos, 203 en la capital). El estado de alarma comenzó el 13 de marzo y ese mes se llegaron a celebrar 21 bodas, pero en abril ya solo se oficiaron dos, y en mayo fueron ocho. El mes que más casamientos tuvo fue septiembre, con 112, seguido de julio con 96.