Las obras de la Ronda Este de Lugo no empezarán hasta el año 2023

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

El delegado de la Xunta en Lugo con ediles del PP y la federación vecinal de Lugo
El delegado de la Xunta en Lugo con ediles del PP y la federación vecinal de Lugo

La Xunta licita la actualización del proyecto para una vía que cuanto esté acabada dará servicio a unos 16.000 vehículos diarios

04 jun 2021 . Actualizado a las 16:22 h.

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade licitó este viernes el contrato de actualización del proyecto para completar la Ronda Este de Lugo, al que destina 198.735 euros. El delegado territorial de la Xunta en Lugo, Javier Arias, explicó esta mañana de viernes, ante concejales del PP de Lugo y una representación de la Federación de Asociacións de Veciños de Lugo, que se retoma esta actuación «para poder completar o cinto de circunvalación previsto entre a N-VI e a N-640 no municipio da capital». 

El contrato incluye la realización de un estudio inicial de las necesidades de actualización, tanto normativas como de trazado, ya que el proyecto aprobado hace más de una década, en la época del bipartito, ya está desfasado. La Xunta estima que el plazo de ejecución de 20 meses (más de un año y medio) para las distintas fases, que incluyen el período de información pública, presentación de alegaciones, informes preceptivos de otras administraciones y redacción final del proyecto constructivo. 

El nuevo tramo tendrá una longitud aproximada de 2,8 kilómetros, que discurrirán entre la carretera autonómica LU-530, hasta donde llega el tramo ya ejecutado, y la N-VI, en el entorno de la conexión con la avenida de Madrid. Se estima que tendrá una intensidad media de 16.097 vehículos al día. 

Arias destacó que esta es una infraestructura necesaria «que restará tráfico das rúas da cidade, mellorará a mobilidade en xeral e especialmente a accesibilidade ao Hospital Lucus Augusti». Actualmente, según la Xunta, se puede realizar el recorrido desde la N-VI hasta el centro hospitalario bien por el casco urbano o bien por la autovía A-6, pero ambos exigen un desplazamiento mayor. Al final, la gran mayoría de los conductores acaban utilizando la carretera provincial del Rato, una vía con limitaciones de velocidad y cuyo trazado no está adaptado para acoger el volumen de tráfico actual.

La Ronda Este tiene un tramo en servicio de 2,41 kilómetros, entre la N-640 y la LU-530, que en el 2017 registró una intensidade de tráfico de entre 6.000 y 8.400 vehículos al día. 

Las empresas interesadas en optar a la redacción del proxecto tienen de plazo hasta el 21 de junio para presentar sus ofertas. La programación prevé que, una vez adjudicado, el documento pueda ser sometido a información pública en un período de siete meses. 

El gobierno local califica de burla el anuncio de la Xunta

Por su parte, desde el Concello de Lugo, su portavoz del goberno local, Miguel Fernández, calificó de «burla ás e aos lucenses» el anuncio realizado por el delegado territorial de la Xunta sobre la Ronda Este.Fernández afeó al ejecutivo autonómico el flagrante atraso que acumula esta obra «transcendental para o desenvolvemento e a mobilidade local e que pon de manifesto, unha vez máis, a inacción da Consellería de Infraestruturas e a falta de rigor nos compromisos que anuncia para con Lugo»

Fernández recordó que en diciembre del 2018 el responsable de Estradas da Xunta presentó a la Federación de Asociacións de Veciños el proyecto técnico para esta infraestructura «e que o entón delegado da Xunta, José Manuel Balseiro, o anunciase en precampaña electoral. Un acto no que tamén se afirmou que nos primeiros meses do ano 2019 xa se terían resoltos os trámites administrativos para que no 2020 figuraran xa as partidas concretas asignadas aos traballos».