El robo de un ordenador en una tienda del centro de Lugo se descubrió al comprobar las cámaras de seguridad

LUGO CIUDAD

La tienda en la que se produjo el robo
La tienda en la que se produjo el robo oscar cela

El sigilo del ladrón, que «sabía perfectamente lo que hacía», evitó que los responsables del comercio detectasen el delito mientras sucedía a plena luz del día

26 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una de las tres tiendas con las que la empresa Apex cuenta en la ciudad de Lugo sufrió un robo en la tarde de este lunes. Alrededor de las 17.40 horas, un hombre ataviado con un gran abrigo polar entró en el comercio, situado en la rúa da Raíña, a una hora en la que solamente había otro cliente en su interior. Aprovechando que el dependiente estaba atendiendo a este otro comprador, el hombre cogió un ordenador portátil del mostrador de forma sigilosa y se lo introdujo en un gran bolsillo interior, en la parte interna de su abrigo. En apenas un minuto, entró, se llevó un ordenador valorado en 600 euros, y se marchó sin levantar la más mínima sospecha. 

Miguel, el encargado de la tienda, explica que solo se dieron cuenta del hurto cuando echaron en falta el dispositivo. «Yo debí llegar a la tienda 20 minutos después. Cuando vi que faltaba el portátil, le pregunté a mi compañero si se había vendido. Cuando me dijo que no, fuimos corriendo a mirar las cámaras de seguridad», dice. Una vez allí, observaron con claridad todo lo acontecido. El ladrón aprovechó un descuido para llevarse el ordenador y, sin dirigir siquiera una palabra con el empleado, huyó del lugar. 

Al ser fácilmente reconocible por su aspecto, Miguel decidió salir de la tienda a investigar por la zona, con esperanzas de localizarlo. En su lugar, se encontró con una patrulla de la Policía Nacional. Se paró a hablar con ellos y a contarles lo sucedido. Para su sorpresa, los agentes le explicaron que estaban buscando al sospechoso de haber robado en una joyería próxima, y que el autor de los hechos podría ser el mismo hombre. Sin embargo, fuentes de la Policía Nacional prefieren desvincular ahora los dos sucesos, ya que no hay pruebas de que fuese la misma persona la autora.