El número 48 de la Ronda da Muralla: «Se necesita constructor para permutar esta casa»

Varios carteles ofrecen una permuta en el edificio. El Concello de Lugo, que tuvo que consolidar el inmueble, acaba de reclamar a los propietarios 48.000 euros

El número 48 de la Ronda da Muralla, a la derecha, tuvo que ser consolidado por el Concello
El número 48 de la Ronda da Muralla, a la derecha, tuvo que ser consolidado por el Concello

lugo / la voz

Pegados en la fachada del edificio número 48 de la Ronda da Muralla se pueden ver unos carteles que rezan: «Se necesita constructor para permutar esta casa», y a continuación un teléfono. Hablar con los titulares de la línea resulta misión imposible, por lo que se mantiene el misterio de si son las propietarias del inmueble las que han dado el paso (sería lo lógico) o si es cosa de algún bromista.

El caso es que intentar permutar el inmueble no sería extraño. Durante cerca de quince años el edificio, en el que todavía se puede adivinar cierto aire regio que debió tener en su momento, fue acumulando apercibimientos del Concello de Lugo por su estado ruinoso y por el riesgo que entrañaba para los ciudadanos. Primero el Ayuntamiento intentó por las buenas que sus dueños realizasen las tareas de conservación necesarias para mantener la estructura, pero al no obtener respuesta acabó recurriendo a los juzgados para poder consolidarlo él mismo la construcción de forma subsidiaria.

El pasado otoño finalizaron los trabajos y esta misma semana el Concello de Lugo ha firmado la orden por la que se reclamará a la propiedad los 48.080 euros que costó la intervención en el edificio. Esto significa que o bien los dueños del inmueble los abonan, o si firman una permuta con algún constructor, deberán acordar quién asumirá esas cargas.

En caso de que nadie quisiese hacerse cargo de esa deuda con el Concello, en última instancia podría iniciarse un procedimiento de embargo, pero esto ya sería un proceso muy largo.

Permutar el edificio con algún constructor permitiría a la propiedad olvidarse de esos 48.000 euros que debe al Concello y obtener algún beneficio a cambio de ceder el solar y el inmueble. Por ejemplo, podría quedarse con alguno de los futuros pisos que se construyeran o quién sabe si permutar por otro solar o bienes en otro lugar. Hay muchas posibilidades.

Lo único cierto es que el edificio lleva años caminando hacia la ruina total y aunque el Concello le ha hecho un apaño por motivos de seguridad, el inmueble seguirá necesitando que inviertan en él para su conservación. Hasta ahora solo ha sido una fuente de gastos, y teniendo en cuenta su ubicación, bien podría serlo de pingües beneficios para sus propietarios.

El edificio está situado en una zona privilegiada de la ciudad, en plena Ronda da Muralla. Durante mucho tiempo el inmueble vecino, el número 49, también estuvo languideciendo pero hace algo más de un año una constructora decidió rehabilitarlo. En él, y en los números 2 y 4 de la calle Nicomedes Pastor Díaz, se están levantando 14 viviendas de lujo.

Esa rehabilitación podría ser el espejo en el que se mirasen los propietarios del número 48.

El Concello, con permiso judicial y un cerrajero, empezó a asegurar el 48 de la Ronda

Lorena G.C.
El concejal Miguel Couto, este miércoles durante la entrada en el edificio número 48 de la Ronda
El concejal Miguel Couto, este miércoles durante la entrada en el edificio número 48 de la Ronda

Puso así fin a un conflicto de quince años que ha conllevado más de 40.000 euros en sanciones para los propietarios

Tras 15 años de recorrido administrativo y judicial, 43.000 euros en sanciones y numerosos requerimientos que los propietarios nunca atendieron, este miércoles, por fin, el Concello de Lugo accedió al edificio número 48 de la Ronda da Muralla para acondicionar el inmueble y evitar peligro para la ciudadanía.

Los dueños del edificio estaban convocados a las 9 de la mañana para abrir la puerta a los operarios, pero no comparecieron, por lo que fue un cerrajero el encargado de franquear el acceso para que los trabajadores pudieran empezar con las tareas. Por delante tienen tres meses para estabilizar la estructura y retirar todos los elementos que puedan suponer un peligro para los viandantes. Una actuación que costará más de 48.000 euros y cuya factura pasará el Concello a los dueños del edificio.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El número 48 de la Ronda da Muralla: «Se necesita constructor para permutar esta casa»