La vida en O Ceao dos días después: Bomberos, Policía Local y operarios salvando lo que se puede

L.G..C LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Los Bomberos siguen sofocando los pequeños focos y enfriando la zona afectada

13 abr 2021 . Actualizado a las 17:16 h.

Camiones de bomberos, agentes de la Policía Local, alguna patrulla de la Guardia Civil de visita, operarios recuperando el tendido eléctrico y trabajadores intentando poner a resguardo lo que se ha podido salvar. La huella del voraz incendio de O Ceao continúa viva en la rúa da Industria dos días después, y a pesar de que la situación se da por controlada. 

«A boa nova é que está xa controlado, e os resquicios que poden quedar danse xa por controlados, forma parte da normalidade, do enfriamento», resumió la alcaldesa de Lugo, Lara Méndez, respecto al incendio. «Agora o que hai que agardar é a que se produza ese enfriamento total para que, no caso da nave de Castro Parga, que presumiblemente é o punto de orixe, poida entrar a policía científica a facer a súa labor e iniciar ese expediente de investigación». Según describió la alcaldesa, ayer, a las 22:45, fue el propio sargento jefe de los Bomberos de Lugo el que la telefoneó para comunicarle que la situación estaba controlada, pero que mantendrían el retén para sofocar los pequeños focos que pueden surgir. Allí seguirán por precaución, a la espera de que se enfríe la zona.

En la zona cero del incendio todavía se ve el humo que sale de los rescoldos, y sorprende darse cuenta de cómo el fuego fue capaz de hacer jirones inmensas chapas metálicas. Cómo consumió casi hasta el tuétano alguna de las naves. Ahora hay que aguardar a que los servicios municipales hagan los preceptivos informes «para que tamén estudar pormenorizadamente o impacto». Mientras, las empresas intentarán que sus compañías aseguradoras se hagan cargo de las pérdidas y la policía científica intentará dilucidar el origen del incendio. 

Trabajadores de Frain realizando trabajos para envíos de materiales

Frain y Castro Parga regresaron a cierta normalidad al tener naves sin daños

la voz

El origen del incendio del domingo en el polígono de O Ceao, el almacén y la tienda de Castro Parga, y su expansión hacia una nave de Recambios Frain, ha supuesto un duro golpe para ambas empresas, pero su capacidad se resistencia se pudo comprobar ayer ya que sus trabajadores (unos 20 en la empresa de pinturas y unos 70 en la de recambios) pudieron desarrollar parte de su trabajo ya que no se vieron afectadas las otras naves tienen ambas firmas en el polígono industrial.

Por una parte, en Recambios Frain, los operarios estuvieron empaquetando mercancías para proveer a sus clientes y a la vez moviendo material que no se vio afectado por el fuego a otras naves del grupo, como la que tienen en la propia Rúa dos Canteiros.

Seguir leyendo