Suso Murado: «El que ha jugado al fútbol siempre lleva ese deporte dentro de sí»

Recuerda que fue un niño casi pegado a una pelota, siempre dispuesto a jugar

Murado tuvo una larga carrera como jugador y no descarta entrenar en un futuro
Murado tuvo una larga carrera como jugador y no descarta entrenar en un futuro

LUGO / LA VOZ

Se puede empezar a jugar con otros niños tomando un balón como referencia, sin más objetivo que el de pasar el rato. No es necesario saber si eso es fútbol o fútbol sala, porque a ciertas edades el placer de los regates, de las paradas y de los goles vale más que cualquier debate. Muchos pueden sentirse integrantes de un grupo con esas características, y entre ellos, desde luego, Suso Murado.

Comenzó jugando al fútbol sala en el Complesa RAM, y luego se integró en las categorías inferiores del CD Lugo, creadas cuando era un niño. La trayectoria fue igual que la de su hermano Martín, un poco mayor que él. Suso Murado comenta que los dos, quizá sin pretenderlo, abrieron el camino a otros primos suyos, que también sintieron la llamada del fútbol.

—¿Qué es el fútbol cuando se llega a un cierto nivel, una diversión o algo más? ¿Qué pesa más?

—Tiene que llenarte, tiene que gustarte. Cuando era niño, casi vivía con la pelota, estaba a todas horas con ella; vivía pensando en el fútbol, porque era lo que me gustaba. Te gusta, y eso es lo que te lleva a practicarlo.

—¿Sigue gustándole el fútbol?

—Me gusta el deporte en general. No practico el fútbol con asiduidad desde que lo dejé; pero si puedo practicarlo, lo hago encantado, porque me sigue gustando. Eso sí, ahora practico otros deportes antes que el fútbol.

—Un hermano suyo, un poco mayor, jugó también al fútbol al mismo tiempo que usted. ¿Era una referencia, una molestia, una ayuda...?

—Creo que tener a alguien un poco por delante me abrió el camino, me ayudó a ver cómo era el deporte. Yo tenía a mi hermano como un referente, como alguien en quien fijarme para hacer las cosas: lo veía y procuraba seguir su forma de trabajar, hacerlo lo mejor posible.

—¿Merecen la pena los sacrificios que impone el fútbol?

—Si lo practicas, es porque crees que merecen la pena. Hay que renunciar a cosas, y eso además coincide con una edad en la que no haces vida social con tus amistades. Si te gusta el fútbol, y a mí me gustaba, intentas hacerlo lo mejor posible. Creo que en todo hay que renunciar a algo para conseguir metas. Si no destacas con diecisiete o con dieciocho años, pierdes un poco el tren. Si te gusta el deporte, sabes que tienes que renunciar. Hay que estar bien acompañado para prepararse bien.

—¿Cuesta dejar el deporte de competición o sabe cada uno cuando le llega ese momento?

—Cada uno tiene su ritmo. Hay gente a la que ves jugar hasta edades avanzadas. Yo dejé el fútbol sobre todo por razones familiares. Intenté hacer un cambio de vida: no es que no me costase dejarlo, pero tampoco me supuso un trauma. Tengo una profesión relacionada con el deporte. El que jugó al fútbol siempre lleva dentro ese deporte, y si puede, juega alguna vez. A todos nos gusta recordar esos momentos.

—¿Siendo profesor, resulta fácil o difícil inculcar a los niños la práctica del deporte?

—Creo que el hacer deporte sale de ellos. El problema de la sociedad de hoy es que no tenemos esos momentos para que disfruten del deporte. La asignatura de Educación Física es una de las materias en las que el alumnado se implica más.

—¿Qué es lo básico, que lo pasen bien? ¿Hay que animarlos a competir?

—Lo que yo imparto es algo sobre todo lúdico. Las competiciones están presentes en todos los ámbitos de la vida, pero no nos proponemos actividades para que los niños compitan.

«El Lugo lleva años en Segunda, y eso es señal de que se están haciendo las cosas bien»

El CD Lugo solía competir en Segunda B, e incluso pasó, en este siglo, por la Tercera División. Ahora, en cambio, lleva años en Segunda División. Murado, por otro lado, no inició una carrera como entrenador al dejar el fútbol, aunque no descarta esa posibilidad para más adelante.

—¿Tiene merito lo conseguido por el Lugo recientemente?

—Creo que es tiene mucho mérito que esté en el fútbol profesional. Lleva años instalado en Segunda División, y eso es señal de que se están haciendo las cosas bien, teniendo en cuenta sobre todo lo que eso mismo les cuesta a otros equipos. Es complicado... Puede ocurrir que llegue algún día un descenso que nadie quiere, pero también se puede mirar hacia arriba y pensar que no es descabellado subir a Primera División. El fútbol es imprevisible, pero se están haciendo las cosas bien y ojalá se continúe así.

—¿Le gustaría ver que gente de la cantera llega al primer equipo?

—Es complicado. Creo que se dio un paso muy grande con la creación del filial: tenerlo es un gran avance para el trabajo en la base. Creo que a todo el mundo de la ciudad le gustaría que algún chaval diese el salto al primer equipo; pero tenemos que ser realistas y ver saber que es difícil: no todo el mundo puede dar el salto al fútbol profesional.

—Usted es de Lugo y jugó en el Lugo. ¿Es difícil salir del entorno habitual, como hizo al fichar por la UD Xove Lago?

—Vi eso como algo muy positivo. Veía que en la plantilla del Lugo no tenía demasiadas posibilidades de jugar, y dar el salto a un equipo puntero de Tercera División me motivó mucho, me puso en tensión para trabajar. Creo que fue una etapa muy buena en mi carrera. En Xove estuve muy contento. Me ayudó además, al volver a Lugo, a afrontar esa segunda etapa de manera diferente.

Inicio.

Martín Murado nació en Lugo en 1977. Pasó por las categorías inferiores del Lugo hasta llegar al primer equipo.

Evolución.

Jugó en el Lugo en dos etapas y estuvo en el Xove Lago entre una y otra.

Actualidad.

Es profesor de Educación Física en un colegio de Lugo y vive en Lugo ciudad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Suso Murado: «El que ha jugado al fútbol siempre lleva ese deporte dentro de sí»