Hace 35 años, Lugo se dividía ante las obras de aparcamientos subterráneos

La construcción de los tres recintos se inició en medio de gran polémica

La construcción del párking de la plaza de la Constitución se inició antes que la de los otros dos
La construcción del párking de la plaza de la Constitución se inició antes que la de los otros dos

LUGO / LA VOZ

Si alguien cree que en una capital de provincia con una población de menos de cien mil habitantes las polémicas están siempre lejanas, un repaso al año 1986 en Lugo ciudad permite comprobar que algunos proyectos generan apoyos y rechazos y parecen ajenos a la indiferencia. La construcción de los tres aparcamientos de la ciudad (situados en las plazas de la Constitución, de Santo Domingo y de Ferrol) fue una buena muestra.

El aparcamiento citado en primer lugar fue también el primero para el que la Xunta dio autorización al Concello. Era entonces alcalde Vicente Quiroga, que afrontaba, en las filas de la Coalición Popular, su primer mandato al frente del consistorio. Los otros dos permisos tardaron más y generaron una polémica que resonó mucho más allá de la Muralla de Lugo.

La existencia de ese monumento y de un amplio legado patrimonial vinculado con el mundo romano se situó en el centro del debate. Fernando Acuña, catedrático de Arqueoloxía en la Universidade de Santiago de Compostela (USC), aseguró que permitir esos aparcamientos, como había ocurrido en otras ciudades gallegas, era un acto propio de bárbaros. Los arqueólogos encargados por la Xunta para las prospecciones arqueológicas acusaron de vandalismo a la empresa constructora, Dragados y Construcciones. Acuña y otros tres miembros (Felipe Arias, Bieito Pérez y Xosé Carlos Sierra) dimitieron de sus puestos de la Comisión Técnica de Arqueoloxía de Galicia; y el Instituto de Estudios Gallegos Padre Sarmiento, con sede en Santiago, mostró su desacuerdo con la idea, igual que los estudiantes pertenecientes a los Comités Abertos de Facultade (CAF) de Xeografía e Historia. Xosé Manuel Beiras, que en 1985 había entrado en el Parlamento gallego en las filas del BNG, llevó el asunto a la cámara autonómica.

El alcalde criticó a la Xunta porque consideraba lenta la tramitación de los permisos, mostró su voluntad de impulsar la obra, cuestionó que Lugo quedase reducido a un museo, y afirmó que los aparcamientos eran una necesidad frente a los grandes almacenes que entonces se extendían por Galicia. 1986 fue el año de la apertura de El Corte Inglés en el centro de A Coruña, tras haberse instalado en Vigo en la década anterior. En una línea similar de apoyo se pronunciaban la Cámara de Comercio, que entonces presidía Mauricio Posada Veiga, y la CEL, cuyo máximo dirigente era Luis Abelleira.

El aparcamiento de la plaza de la Constitución tiene más de 200 plazas
El aparcamiento de la plaza de la Constitución tiene más de 200 plazas

Las obras en las plazas de Santo Domingo y de Ferrol fueron finalmente autorizadas por la Xunta cuando ya se construía el de la plaza de la Constitución; pero ni así se calmaron los ánimos, puesto que profesores de Arqueología de Madrid y de Valladolid expresaron su malestar. Mientras tanto, pronto aparecieron evidencias del legado que se ocultaba en el subsuelo de la ciudad.

En la plaza de la Constitución se hallaron restos de un pavimento, lo que hacía suponer que la Muralla, que deja ese lugar fuera de su recinto, podía haber reducido, no agrandado, el perímetro urbano de Lucus Augusti. En la plaza de Ferrol se descubrió una necrópolis. En la plaza de Santo Domingo y en la calle de Armanyá aparecieron restos, y Antonio Rodríguez Colmenero, profesor de Historia de la Universidad de Oviedo que había llegado a Lugo para supervisar los trabajos arqueológicos, aseguró que el patrimonio romano de la urbe era amplio y valioso.

Vicente Quiroga (a la derecha) y Alfredo Mosteirín (izquierda), inspeccionando restos hallados en Santo Domingo
Vicente Quiroga (a la derecha) y Alfredo Mosteirín (izquierda), inspeccionando restos hallados en Santo Domingo

Las primeras obras dejaron paso a la primera inauguración. La apertura del párking subterráneo de la plaza de la Constitución tuvo lugar en octubre de 1986, mientras la ciudad vivía el ambiente festivo propio del San Froilán. Lugo pasaba a tener algo más de 200 plazas de estacionamiento subterráneo, una oferta que en la primera siguiente se incrementaría con las de los otros dos aparcamientos.

En la antigua cárcel, hoy restaurada y convertida en centro cultural, se montó una exposición que recogía los hallazgos arqueológicos aparecidos durante las obras.

CON TU SUSCRIPCIÓN PUEDES ACCEDER A TODAS LAS NOTICIAS PUBLICADAS EN LA VOZ DE GALICIA, DESDE 1882 HASTA HOY, BUSCANDO POR PALABRA CLAVE

ENCUENTRA TUS RAÍCES

Busca entre comillas el nombre de alguno de tus familiares o el de tu pueblo para ver todo lo publicado

Busca a tus familiares

Busca entre comillas el nombre y apellidos de tu familiar para descubrirlo

¿QUE PASÓ EL DÍA EN QUE NACISTE?

Encuentra el ejemplar de La Voz que se publicó el día de tu nacimiento

[Consulta aquí la página completa]

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hace 35 años, Lugo se dividía ante las obras de aparcamientos subterráneos