Detenidos los okupas que extorsionaban a dueños de pisos de Lugo

La Policía Nacional comprobó los numerosos antecedentes por hechos similares. La Policía Local impide la okupación ilegal de una vivienda en el barrio Feixóo

Luis Abelleira denuncia que sus inquilinos le han amenazado tras negarse a pagarle el alquiler
Luis Abelleira denuncia que sus inquilinos le han amenazado tras negarse a pagarle el alquiler

lugo / la voz

Funcionarios de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría Provincial de Lugo, encargados de la investigación de los delitos contra las personas, han detenido a una pareja de 31 y 36 años, ambos con antecedentes por diferentes delitos, como autores de un delito de extorsión. 

Los hechos, señalan desde la Comisaría de Lugo, comienzan en el mes de diciembre con el alquiler de una vivienda, donde el propietario desde el primer momento no recibe el dinero del alquiler ni la domiciliación de los recibos correspondientes a los gastos de consumos ordinarios. 

Debido a ello y a su petición e insistencia en el abono de las cantidades pactadas o la rescisión del contrato y el abandono de la vivienda, se encuentra con amenazas hacia su persona y la solicitud de dinero a cambio de salir de la vivienda. Estos hechos también los denunció en público el propietario del inmueble, Luis Abelleira, en un reportajes publicados en La Voz de Galicia, donde relató el proceso de extorsión al que se vio sometido por los okupas y cómo pudo descubrir con el paso de las semanas que su manera de actuar fue similar en otros pisos de la ciudad y en otras ciudades de Galicia.

La Policía Nacional pudo constatar que ya en otras ocasiones los ahora detenidos habían actuado de la misma forma, con la petición de dinero a cambio de dejar la vivienda, y además que si no recibían el dinero en pago por salir que causarían desperfectos en la misma.

Con todo ello el propietario en aras dar solución al impago y ocupación del piso, y evitar posibles desperfectos en el inmueble, mediante la mediación de una empresa especializada, realiza el pago de la cantidad establecida para que el piso quede vacío. Todo el proceso de desokupación le costó alrededor de 8.000 euros.

Por todo ello se procedió a la detención de esta pareja, por un delito de extorsión, poniendo todo en conocimiento del juzgado de Guardia, quedando los detenidos en libertad a la espera de juicio

Intervención rápida gracias al apoyo vecinal

Por otra parte, sobre las 18.25 horas del martes, una patrulla de la Unidade Territorial de Policía de Barrio da Policía Local de Lugo es avisada por la Sala do 092 para que se traslade a la Rúa San Lourenzo, en el barrio Feijoo, ya que los vecinos alertaban de la entrada de dos personas en una casa del barrio a través de las ventanas del primero piso.

Los agentes se trasladaron inmediatamente al lugar y accedieron al interior del inmueble, donde localizan a dos jóvenes, de 20 y 26 años, inspeccionando la casa, manifestando que al estar vacía, su intención era ocuparla.

Por este motivo, los dos jóvenes son conducidos a dependencias policiales donde se instruyen diligencias por un presunto delito de usurpación, localizando los agentes a los empleados de una inmobiliaria que se hace cargo del inmueble. 

Un lucense, obligado a pagar 8.000 euros para poder echar a un matrimonio okupa

S. VARELA / ANDRÉ S. ZAPATA

Los inquilinos, que extorsionaron al dueño para irse, usaron la misma técnica en al menos otras tres viviendas de Lugo

Luis Abelleira es un lucense que ha vivido desde noviembre el calvario de tener okupado un piso que alquilaba por Internet. Primero entró un matrimonio que a los pocos días le dejaron claro que no solo no abonarían el alquiler, sino que comenzaron a extorsionarlo con que o pagaba o no se irían. Abelleira, desesperado, acabó contratando a una empresa especializada en desocupaciones. «Si llevo el caso al Juzgado, acabo con gastos judiciales y pagando las facturas hasta que dentro de un año la Justicia dicte sentencia», apunta.

A este lucense le ha salido caro poder echar de su piso a los okupas. Calcula que entre el dinero de la extorsión, el cobro de la empresa y las facturas de la luz, agua y calefacción que ha tenido que asumir, se habrá gastado más de 8.000 euros. A esto, tendrá que sumarle los gastos para arreglar los desperfectos que le causaron en la vivienda: paredes recién pintadas llenas de golpes y la nevera rota, entre otros daños.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Detenidos los okupas que extorsionaban a dueños de pisos de Lugo