Un lucense, obligado a pagar 8.000 euros para poder echar a un matrimonio okupa

Los inquilinos, que extorsionaron al dueño para irse, usaron la misma técnica en al menos otras tres viviendas de Lugo

ANDRÉ S. ZAPATA
LUGO / LA VOZ

Luis Abelleira es un lucense que ha vivido desde noviembre el calvario de tener okupado un piso que alquilaba por Internet. Primero entró un matrimonio que a los pocos días le dejaron claro que no solo no abonarían el alquiler, sino que comenzaron a extorsionarlo con que o pagaba o no se irían. Abelleira, desesperado, acabó contratando a una empresa especializada en desocupaciones. «Si llevo el caso al Juzgado, acabo con gastos judiciales y pagando las facturas hasta que dentro de un año la Justicia dicte sentencia», apunta.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Un lucense, obligado a pagar 8.000 euros para poder echar a un matrimonio okupa