Comida casera sin necesidad de cocinar

Una lucense pone en marcha un negocio de platos preparados

Mercedes García Feijoó de Sotomayor subraya que su comida aguanta perfectamente hasta 15 días
Mercedes García Feijoó de Sotomayor subraya que su comida aguanta perfectamente hasta 15 días

LUGO LA VOZ

Comida para llevarse a casa y para sentirse como en casa, pero sin tener que cocinarla. Así puede expresarse la idea con la que ha abierto sus puertas Sin sartén, que inicia sus primeros días de actividad en Lugo ciudad. Al frente del establecimiento está Mercedes García Feijoó de Sotomayor, que ha abierto la tienda después de ver el funcionamiento de la iniciativa por Internet.

Su pareja, que vive en Vigo, ha ensayado con éxito la preparación de platos que se encargan por Internet. Ella cree que en Lugo la gente se anima más a acercarse a un establecimiento, lo que la movió a abrir la tienda; no obstante, también cabe la posibilidad de hacer encargos por Internet en esta ciudad. Él, Diego Vidal Padín, cocina en Vigo, y de la ciudad olívica vienen los platos. Mercedes García subraya que a los platos, una vez preparados, se les pone un termosellado y se les quita el oxígeno. Así, explica, pueden aguantar 15 días, y hay, agrega, controles de laboratorio que lo confirman. En este caso, recalca la impulsora del establecimiento recién inaugurado, no hay conservantes, ni colorantes, ni conservantes, ni aditivos, ni su comida se puede considerar ultraprocesada.

Las preparaciones son variadas e incluyen además menús para veganos. Hay también café molido y chocolate para llevarse a casa. Las circunstancias derivadas de la pandemia no desaniman a la responsable del negocio, que, comenta, no paró hasta encontrar un local que la convenciese como ubicación. Lo halló en la calle Ángel López Pérez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Comida casera sin necesidad de cocinar