Alternativas sin salir del municipio de Lugo: de visitar un misterioso yacimiento a redescubrir el paseo del Rato

Uxía Carrera Fernández
UXÍA CARRERA LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

El cierre perimetral es también una oportunidad para conocer a fondo los tesoros que envuelven la ciudad amurallada

13 feb 2021 . Actualizado a las 12:38 h.

Las restricciones impuestas para hacer frente a la pandemia privan de oportunidades, pero a su vez, brindan muchas otras: aquellas que siempre estuvieron ahí. El municipio de Lugo ofrece pasajes naturales que tienen valor por su propia esencia. Verdes entornos idílicos a un tiro de piedra de la ciudad pueden ser una gran opción para aprovechar un fin de semana confinados en el que, además, acompañará el buen tiempo tras la calma, después de las últimas lluvias.

Por la Reserva da Biosfera Terras do Miño pasa el río Chamoso. En él se encuentra el Conxunto Etnográfico do Mazo de Santa Comba. El molino y sus instalaciones actualmente se encuentran cerradas por las restricciones impuestas por la Xunta de Galicia, pero queda la posibilidad de disfrutar del espectacular entorno. En las proximidades se puede pasear disfrutando de la entrada de un denso bosque a los márgenes del río que está vestido de alisos o carballos. En el que conviven numerosas especies animales.

A escasos 18 kilómetros de Lugo, los lucenses también tienen a mano los lagos de Teixeiro. Un área recreativa que da un respiro al arresto domiciliario al que invita la ciudad. Es un pulmón de naturaleza por el que se pueden dar paseos andando o el bicicleta y que también cuenta con mesas para poder comer. A medida que uno avanza por este espacio, se van sucediendo los lagos que transmiten tranquilidad y pureza en un momento en el que toda serenidad es poca. El cierre perimetral podría ser una buena arma para recuperar un entorno que ha caído en el abandono.