Una de las ventanas arqueológicas de la calle Doutor Castro tiene filtraciones tras su reparación

Todo apunta a que se trata de un fallo en el sellado perimetral

La ventana arqueológica tiene dos cubos recogiendo el agua
La ventana arqueológica tiene dos cubos recogiendo el agua

lugo / la voz

El pasado mes de julio el Concello de Lugo reparó las ventanas arqueológicas de la calle Doutor Castro. Cinco meses después, sin embargo, una de ellas vuelve a necesitar una intervención, y a la espera de que se actúe, sobre el mosaico romano que guarda se puede ver un cubo recogiendo el agua.

Una de las ventanas, que en su momento ya había sufrido la rotura del cristal especial que tiene, presenta filtraciones sobre los hallazgos arqueológicos, lo que ha obligado a los técnicos municipales a revisar la instalación en busca del origen del problema.

Todo indica que se trata de un fallo en el sellado perimetral de la ventana, por lo que se realizará un resellado que debería cortar la filtración y solucionar el problema. De no ser así, los técnicos tendrían que proceder a revisar el pavimento de la calle para ver de dónde procede la filtración.

Las ventanas arqueológicas de la ciudad necesitan limpiacristales

lorena g.c.
En la ventana arqueológica de la Praza de San Marcos ha crecido la vegetación en el interior
En la ventana arqueológica de la Praza de San Marcos ha crecido la vegetación en el interior

El cambio de los vidrios de las de Doutor Castro permite ver los mosaicos

La riqueza arqueológica de Lugo se ve en la superficie, pero también en el subsuelo. En las calles de la ciudad hay varios restos musealizados in situ bajo ventanas arqueológicas que permiten vislumbrar el pasado en su contexto, aunque a un par de ellas les vendría bien una pasada de limpiacristales, puesto que la suciedad resta brillo al tesoro que ocultan.

La ventana arqueológica de Santa María
La ventana arqueológica de Santa María

Esto sucede, concretamente, en las ubicadas en la Praza de Santa María, que permite ver una piscina del siglo IV a la perfección, y en la de la Praza de San Marcos, donde se conserva un tramo del acueducto romano fechado en el siglo I después de Cristo. El problema de ambas ventanas es que necesitan un repaso a fondo, ya que la suciedad ensombrece la riqueza que se conserva tras los vidrios.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una de las ventanas arqueológicas de la calle Doutor Castro tiene filtraciones tras su reparación