La hidra, Aliexpress y el pleno de Lugo

El «bigobierno», el rodillo y el rol de Arroxo protagonizaron el debate del año

El debate del estado del Concello fue telemático
El debate del estado del Concello fue telemático

lugo / la voz

Los 25 concejales de la corporación de Lugo se vieron este miércoles las caras (de pantalla a pantalla) por segunda vez en quince días. Si la semana pasada celebraban el pleno de los presupuestos, esta vez se reencontraban en vísperas de Nochebuena para debatir el estado del Concello. Otro clásico de estas fechas, solo que con el espíritu navideño muy en la reserva. Y es que aunque el contenido de la reunión se suponía muy diferente al pleno de las cuentas, los argumentos que acabaron desfilando sobre la mesa ni fueron nuevos ni sorprendentes. La partida transcurrió, durante cerca de tres horas, con los unos defendiendo su gestión y los otros restregándole al gobierno lo del rodillo, la soberbia y el bigobierno.

La de bigobierno, sin duda, ha sido la palabra favorita de la oposición en el 2020. Raro ha sido el pleno en el que no surgía un par de veces, como invitando al oyente a imaginarse una hidra con Lara Méndez surgiendo de una de sus cabezas y Rubén Arroxo de la otra. Muy mitológico para un año pandémico.

El caso es que ayer el «bigobierno» volvió a ser protagonista, pero esta vez, para enfatizar la idea, Olga Louzao también echó mano de los colores corporativos, las disensiones del Samaín y la carrera de los dos socios de gobierno por ganar protagonismo. Todo, para subrayar Louzao que en Lugo no hay un único gobierno, sino dos, que operan bajo la ley del no nos pisemos la manguera.

Pero a estas alturas de la película, esa primera acometida de la oposición ni siquiera rozó al gobierno. Con un «son as discrepancias normais, pero temos unha folla de ruta unánime», el teniente de alcalde, Rubén Arroxo, despachó el envite. Un Arroxo que, por debutar en este debate en la bancada del gobierno, también se llevó su ración.

Louzao le echó en cara que en el momento en el que prometió el cargo se olvidó de lo que había reivindicado como oposición: «É vostede un tenente de alcalde de Aliexpress, o que chega á casa é diferente do que se pide».

Los clásicos que nunca fallan

Durante cerca de una hora Lara Méndez, como alcaldesa, hizo un repaso de la gestión del bipartito lucense este 2020 contextualizando lo hecho dentro de la crisis sanitaria y económica del coronavirus Habló de medidas adoptadas, de planes de futuro y de paso también envió alguna que otra puya a la Xunta, como la falta de vivienda pública o las tan traídas competencias.

Porque ni en Navidad el pleno de Lugo deja de lado los clásicos. Que se lo pregunten a la oposición, que recurrió a los contratos caducados, el derribo del Garañón, o el auditorio de Magoi. Son como los temas del escandaloso Raphael, nunca fallan. Pleno tras pleno saltan a la arena en boca de la oposición para intentar sacar los colores a un gobierno que a estas alturas ya parece defenderse de memoria. Que si primero hay que atenerse a la legalidad o que si la Xunta entregó la obra con deficiencias. Un toma y daca que no se sale del guion.

Como viene haciendo también cada pleno, Ramón Carballo recriminó al gobierno local que pase el rodillo en la toma de decisiones. Y esta vez fue el portavoz socialista, Miguel Fernández, el que se encargó de darle la réplica en primera instancia. «O que vostedes tachan de rodillo chámase maioría. Asuman que son oposición e abandonen a crispación», le espetó. Pero este no fue el único roce entre ambos. El socialista le dijo: «Non se pode ser xefe da oposición dun concello de 100.000 habitantes en horario de oficina de 8 a 3», a lo que Carballo le respondió que dedicaba las 24 horas. «Non sexan soberbios, sexan máis humildes», reclamó. Una acusación que a lo largo de las casi tres horas de pleno se repitió como un estribillo.

«A oposición parece que non entende de maiorías», quiso zanjar la alcaldesa en el último turno de palabra, en el que fue desbrozando casi punto por punto cada zarpazo de la oposición. «Somos dúas forzas cun obxectivo común, Lugo», sentenció la regidora, que tampoco dejó pasar la oportunidad de recordar que en otros puntos del país PP y Cs cogobiernan gracias a Vox.

Eso sí, tras un pleno que a más de un concejal casi se le escapa un bostezo, los buenos deseos se cruzaron en todas direcciones. Es lo que tiene la política. Y la Navidad.

Luz verde a las termas y monumento a los sanitarios en Lugo

Lorena García Calvo
El proyecto de las caldas de Lugo
El proyecto de las caldas de Lugo

El debate del estado del Concello mostró de nuevo la polarización de gobierno y oposición, con Méndez haciendo algunos anuncios

La corporación del Concello de Lugo celebró esta mañana el debate del estado del ayuntamiento. Una sesión plenaria en la que a lo largo de casi tres horas gobierno y oposición, más que debatir, expusieron sus puntos de vista sobre cómo marchó el concello en el último año. No hubo sorpresas, y mientras socialistas y nacionalistas defendieron la gestión y enumeraron los logros conseguidos y los retos pendientes, PP y Ciudadanos les achacaron falta de ambición, soberbia, pasar el rodillo y también falta de cohesión.

Fue la alcaldesa, Lara Méndez, la que abrió le sesión haciendo un repaso de la gestión del último año. Un curso condicionado totalmente por la pandemia en el que defendió la rápida intervención del Concello de Lugo para intentar aliviar las consecuencias de la crisis sanitaria y económica, enumerando las distintas medidas adoptadas. Defendió la estabilidad del gobierno local, aseguró que actuaban siempre con una férrea lealtad institucional, aunque envió un par de puyas a la Xunta. También defendió el modelo de ciudad sostenible que persiguen, el esfuerzo inversor llevado a cabo el último año, la modernización de la administración y los presupuestos para el 2021.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La hidra, Aliexpress y el pleno de Lugo