«Na cea de Fin de Ano chegamos a ser 47 á mesa, pero este 2020 baixaremos a seis»

Una familia numerosa de Lugo cuenta cómo pasará las fiestas navideñas


Lugo / LA voz

María José Rivas y José Luis Pena tienen cuatro hijos de 18, 14, 11 y nueve años. Ella tiene cuatro hermanas y él, nueve. En esta familia están acostumbrados a un runrún constante porque hasta que el coronavirus irrumpió en sus vidas, la casa estaba siempre llena de gente. Las risas de los niños y la alegría de los abuelos llenaban el salón cada Navidad. Sin embargo, esta vez todo cambiará. Esta familia lucense suele celebrar la Nochebuena con la parte materna y llegan a reunirse en torno a 20 personas alrededor de la mesa. En Fin de Año, con la paterna, los comensales llegaron a ser 47, «e ben que nos presta, porque gozamos moito. Sempre nos organizamos moi ben e cada un cociña unha cousa. É traballo, pero facémolo con gusto», puntualiza la familia.

Este 2020 serán seis para cenar porque María José junto con su marido e hijos ya alcanzan la cifra máxima de comensales recomendada por la Xunta. «Cando aínda non sabiamos cales serían as restricións estivemos de broma pensando que se o tope era de cinco persoas teríamos que botar a alguén», comenta María José entre risas. Para intentar suplir de alguna forma las ausencias a la mesa de este año, no descarta conectarse por videoconferencia con sus familiares e incluso cenar con el ordenador en la mesa.

Para esta familia de Lugo, son fechas de reuniones y reencuentros. «Este ano van ser moi raras porque é inviable que nos xuntemos», cuenta María José, que cree que quien peor lo pasará serán las personas que estén solas.

En muchos casos, los abuelos son los más perjudicados, acostumbrados a rodearse de sus nietos año tras año. «Nós somos dos máis privilexiados porque somos seis, polo que nos facemos moita compañía», añade esta madre, que está preocupada porque no quiere que ningún miembro de la familia pase las fiestas sin compañía. «A miña filla pequena, María, chora porque quere estar cos demais. É ao que está acostumada. Eu o que lle digo é que este Nadal ten que ser así para que o ano que vén nos poidamos xuntar todos de novo», cuenta María José, que también explica que su hija mayor, Lucía, cumplió la mayoría de edad en pleno confinamiento. Ya entonces los Pena Rivas organizaban vermús virtuales para ver a sus seres queridos. «Os nenos chegaron a explicarlle por teléfono á avoa como instalar unha aplicación para poder conectarnos. Aprendemos moito os uns dos outros», recuerda María José.

La Navidad para esta familia es también sinónimo de diversión. Desde juegos de mesa a villancicos e incluso actuaciones. «Sempre estamos facendo actividades. Os nenos son moi creativos e están inventando xogos deseguido», cuentan.

José Manuel y María, de once y nueve años respectivamente, están muy preocupados porque no saben si los Reyes podrán viajar a Lugo para dejar los regalos. Sin embargo, La Voz se ha puesto en contacto con la alcaldesa de la ciudad, Lara Méndez, que ha confirmado que Sus Majestades tendrán un permiso especial para entrar en Lugo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Na cea de Fin de Ano chegamos a ser 47 á mesa, pero este 2020 baixaremos a seis»