La Muralla de Lugo sale reforzada en el foro de viajeros sobre Patrimonio Mundial

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

El adarve de la Muralla siempre es un buen lugar para pasear por Lugo
El adarve de la Muralla siempre es un buen lugar para pasear por Lugo ALBERTO LÓPEZ

La web específica de turistas destaca las cualidades del monumento romana

30 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La Muralla de Lugo cumple hoy 20 años como bien Patrimonio de la Humanidad. Lugo entró en el nuevo siglo y milenio por la puerta grande, convirtiendo aquel 30 de noviembre del 2000 es una fecha que no solo es histórica, si no que además supuso el final de un proceso y el inicio de otro, el de la difusión y consolidación de la ciudad como un destino turístico de primer orden. Poder entrar en el selecto grupo de bienes patrimonio mundial que concede la Unesco ayuda a obtener una proyección internacional que en el caso de Lugo, hasta hace dos décadas, carecía, salvo para especialistas en el pasado romano.

Un buen termómetro del alcance que supone que la capital lucense tenga a su muralla romana como Patrimonio de la Humanidad son los foros de debates de turistas y viajeros. Desde hace 23 años una apasionada de los lugares valorados por la Unesco, la holandesa Eli Slots, creó la página hwww.worldheritagesite.org, «un sitio web para viajeros dedicado a visitar los lugares que figuran en la Lista del Patrimonio Mundial. Para viajeros con una curiosidad insaciable por el mundo en todas sus manifestaciones culturales y naturales. Aquellos que quieran compartir y aprender sobre ello. Para los viajeros que también disfrutan marcando las listas».

A esta comunidad de viajeros pertenecen 1.500 personas de los cinco continentes, que van aportando sus experiencias en las visitas que realizan a los lugares de la lista de la Unesco. De cada monumento o paisaje Patrimonio Mundial aportan datos, impresiones, fotografías y valoraciones. Además, la propia web ofrece enlaces y documentos tanto de la Unesco como de las autoridades locales sobre el bien patrimonial. Sobre Lugo, aportan los informes de Icomos y de la Unesco, además de la web municipal y datos sobre la Reserva de la Biosfera Terras do Miño.

Un monumento con uso social

En el caso de Lugo y su Muralla, los viajeros que llegaron y visitaron la ciudad destacan tres ideas por encima de todas: les sorprende que siga en pie todo el perímetro amurallado, recuerdan la vinculación de Lugo con el Camino de Santiago, y resaltan que la Muralla sea empleada a diario por sus habitantes para caminar o hacer deporte, como ejemplo de monumento vivo.

Por ejemplo, Jay T, de Estados Unidos, el 11 de marzo de este año escribía una reseña sobre la importancia de la Muralla en la historia del Imperio Romano y explicaba sus impresiones, destacando que le gustaba más que la famosa muralla de Ávila. Este viajero hizo el recorrido por el adarve y por la Ronda: «Ambos viajes dieron una buena perspectiva de la altura y el ancho de los muros, que realmente hay que ver para apreciarlo».

Por la noche, muchos lugareños salen a correr o caminar alrededor de los muros, que están notablemente intactos y hasta ahora han resistido la prueba del tiempo

Clyde, desde Malta, en junio del 2016 destaca en sus impresiones sobre la ciudad y la Muralla: «Disfruté de mi estancia en Lugo y me alegro de haberme quedado una noche dentro de las murallas. Así pude disfrutar del día a día de Lugo desde diferentes miradores en las paredes: desde escolares jugando a la hora del almuerzo, gente corriendo, amanecer, atardecer y los muros iluminados por la noche.

Eli Slots, de Holanda, y promotora de la web y del foro de viajeros, visitó la Muralla en el 2009: «¡Lo más sorprendente a primera vista es lo ancho que es este muro! Aparentemente, de cuatro a siete metros de ancho. Es como una carretera principal. La única comparación que me vino directamente a la mente es la muralla de la ciudad de Xi'an en China (es más nueva, del siglo XIV, pero aún más amplia)».

Esta viajera y bloguera relata: «Es un paseo muy bonito. Sube y baja ligeramente, las alturas del muro son entre 8 y 12 metros. También se puede ver bien la ciudad desde todos los lados, aunque es una especie de «vista de ferrocarril» (a simple vista no son las mejores casas). Encontré muchos corredores en mi caminata, algunos incluso dos veces. Para un buen ejercicio hay que dar varias vueltas al circuito».